Archivo de Público
Viernes, 20 de Agosto de 2010

Riñones de víctimas cardíacas son aptos para donación: estudio

Reuters ·20/08/2010 - 16:06h

Por Kate Kelland

Los riñones trasplantados de víctimas de infarto u otras causas de muerte cardíaca son tan aptos como los de pacientes con muerte cerebral y hasta serían una fuente adicional de órganos para la donación, afirmaron científicos ingleses.

El equipo dijo que los temores de que los riñones de víctimas cardíacas no tuviesen la calidad adecuada para un trasplante carecen de fundamento y que deberían tratarse como los órganos de donantes con muerte cerebral.

"La falta de órganos de donante sigue siendo el principal desafío para la comunidad internacional de trasplantes", dijo Andrew Bradley, del Hospital Addenbrooke, en Cambridge, que dirigió el estudio.

"A partir de nuestros resultados, los donantes con muerte cardíaca son una fuente muy importante y subestimada de riñones de alta calidad", añadió.

Unas 80.000 personas en Estados Unidos y unas 7.000 en Gran Bretaña están en lista de espera para un trasplante renal. Desde la década de 1970, la mayoría de los órganos de donante en Gran Bretaña y otros países desarrollados proviene de personas con muerte cerebral, es decir, que sufrieron lesiones cerebrales masivas e irreversibles y necesitan soporte vital artificial para vivir.

Pero en la última década, disminuyó la cantidad de donantes, en parte por los avances en la atención de los pacientes con lesiones cerebrales graves y la reducción de la mortalidad por accidentes de tránsito.

En Gran Bretaña, la cantidad de donantes con muerte cardíaca creció del 3 por ciento en el 2000 al 32 por ciento de todas las donaciones en el 2009, publicó el equipo en The Lancet.

El equipo de Bradley analizó la calidad de los riñones después de la muerte cardíaca y la comparó con la calidad después de una muerte cerebral a partir de datos del registro de trasplantes de Gran Bretaña.

Los expertos no hallaron diferencias en la aceptación de los órganos provenientes de ambos tipos de donantes en receptores que necesitaban un primer trasplante ni en la función renal uno a cinco años después del trasplante.

Bradley dijo que este estudio debería alentar un mayor uso de órganos de víctimas cardíacas en el mundo.

"La donación después de la muerte cardíaca comenzó a utilizarse en Estados Unidos, el Reino Unido, Holanda y Australia. Esperamos que este trabajo amplíe su uso en esos países y le demuestre a los demás que es una fuente altamente valiosa de órganos", señaló Bradley a Reuters.

FUENTE: The Lancet, online 19 de agosto del 2010