Jueves, 3 de Enero de 2008

79-89. El Barça gana en Francia y sigue aspirando al primer puesto del grupo

EFE ·03/01/2008 - 00:53h

EFE - El base esloveno del Axa FC Barcelona, Jaka Lakovic (en primer término).

El Barcelona remontó un mal arranque de partido para imponerse con cierta solvencia (79-89) al Chorale Roanne francés, una victoria que le permite seguir aspirando al primer puesto de su grupo en la Euroliga, a falta de una semana para recibir en el Palau al líder, el todopoderoso Panathinaikos griego.

Fue el Barcelona de menos a más en Clermont-Ferrand para derrotar al Chorale Roanne, un equipo entusiasta liderado por el estadounidense Marc Salyers, principio y final del equipo francés, máximo anotador del encuentro con 30 puntos.

El baloncesto atrevido y anárquico del Chorale desarboló en los primeros minutos al equipo catalán, que encajó un parcial de 7-0 en el primer cuarto. Sólo el poderío de Kasun y de Trías sostuvo al Barça antes del descanso.

Víctima de la explosividad de Salyers, el Barcelona se perdió en la pista francesa durante la primera parte. Ofreció un recital de balones perdidos y no supo cómo frenar al ala-pívot estadounidense.

Hasta el cuarto de hora de juego no firmó el Barcelona su primer triple. El dato refleja como ningún otro la confusión del equipo azulgrana, falto de referentes, incapaz de encontrar el acierto de Lakovic o la garra de Grimau.

Fue precisamente el capitán el encargado de enjugar con un triple la ventaja francesa antes del descanso (37-33, min. 18), pero la estadística fue implacable con los de Ivanovic: 14 balones perdidos en los dos primeros cuartos. Sin rebote defensivo y sin acierto en el lanzamiento exterior. Precipitado y sin rumbo, el Barcelona alcanzó aliviado el descanso (41-37).

El panorama cambió radicalmente a la vuelta de los vestuarios. Paradójicamente, el tercer cuarto, habitual martirio para el Barcelona, se convirtió en su mejor medicina. Le alcanzó la intensidad y el sentido común al Barça para lograr un parcial de 2-12 y situarse por delante en el marcador (49-51, min. 27).

En cuanto recuperó la batuta del partido, el Barcelona supo manejar el encuentro con comodidad. Supo, al fin y al cabo, imponer su jerarquía deportiva. Recuperó la serenidad, aumentó su intensidad defensiva y cerró el rebote. Y un parcial de 0-7 le puso por delante.

Apareció entonces Lakovic, un simple espectador antes del descanso. El esloveno fue decisivo en la mejoría azulgrana. Acabó incluso como máximo anotador de su equipo, con 19 puntos en los dos últimos cuartos. Sólo un triple de Salyers (52-51 en el ecuador del tercer cuarto) alteró el dominio azulgrana.

Dos regalos de Poupet, en sendas penetraciones imposibles, calmaron definitivamente al Barcelona. Con un triple de Grimau, el equipo catalán se fue a los seis puntos de ventaja (56-62) y despejó el camino hacia la victoria.

Con Lakovic en su habitual línea de inspiración, bien flanqueado por Trías y Kasun en la pintura, y con un buen Ilyasova en las labores de ayudante, el Barcelona gobernó el partido durante el último periodo. Se quedó exhausto el Chorale cuando su máxima estrella quedó lastrado por las faltas, y ahí terminó el choque, con el público francés rendido a la evidencia deportiva.

Cumplido el trámite de ganar al Chorale, un equipo que plantea los partidos desde la batalla física y la inspiración individual, el Barcelona aún aspira a cerrar la primera fase como líder de su grupo. Sus cifras le avalan (seis victorias consecutivas), pero deberá superar al Panathinaikos, el actual campeón, en el Palau Blaugrana dentro de ocho días.

Ficha técnica:

79 - Chorale Roanne (20+21+15+23): Rush (7), Pellin (2), Salyers (30), Hess (12), Badiane (13) -cinco inicial-, Hale (2), Soliman (13) y Poupet (-).

89 - Axa Barcelona (21+16+25+27): Pepe Sánchez (2), Acker (2), Ilyasova (10), Trias (17), Kasun (14) -cinco inicial-, Marconato (-), Basile (12), Grimau (13), Lakovic (19) y Fran Vázquez (-).

Árbitros: Sudek (SVK), Sahin (TUR) y Boltauzer (SLO). Eliminaron por cinco faltas a Rush (min. 38).