Archivo de Público
Viernes, 6 de Agosto de 2010

Sistema de recompensa del cerebro colabora con el efecto placebo

Reuters ·06/08/2010 - 17:46h

Por Anne Harding

¿Desea maximizar el efecto placebo? Una buena manera es, según un estudio, decirle a una persona que tiene una alta posibilidad de recibir el tratamiento real en lugar de una píldora falsa, y dejarla con la duda.

En el estudio, un grupo de pacientes con Parkinson que tomó placebo pero al que se le había dicho que tenía un 75 por ciento de posibilidad de recibir el medicamento activo generó niveles significativos de dopamina, una sustancia química clave para el sistema de recompensa del cerebro y que es insuficiente en el cerebro de los pacientes con la enfermedad.

En tanto, no hubo ninguna respuesta dopamínica en los pacientes tratados con placebo a los que se les había informado que tenían un 25, un 50 o incluso un 100 por ciento de posibilidad de recibir la terapia real.

Los resultados muestran que las expectativas regulan directamente el poder del efecto placebo al activar el sistema de recompensa cerebral, probablemente en una gran cantidad de enfermedades, como el dolor crónico y la depresión, según el equipo del doctor A. Jon Stoessl, del Pacific Parkinson's Research Center, en Vancouver, British Columbia.

"La mejor recompensa es mejorar, de modo que las expectativas de obtener una mejoría es lo mismo que la expectativa de logar una recompensa", explicó Stoessl.

Hace nueve años, el equipo había demostrado una relación entre el efecto placebo y la liberación de dopamina en pacientes con Parkinson.

Dado el papel de la dopamina en el sistema de recompensa, el autor explicó que "sería importante para el efecto placebo en otras enfermedades".

En el estudio actual, los expertos emplearon controles por TEP (tomografías por emisión de positrones) para examinar si las expectativas de los pacientes de recibir un fármaco activo se relacionarían con la cantidad de dopamina liberada en su cerebro después de consumir un placebo.

El equipo asignó al azar a 35 pacientes para que sean informados de que tenían un 25, un 50, un 75 o un 100 por ciento de posibilidades de recibir un medicamento activo. Sin embargo, todos fueron tratados con placebo inactivo.

"Se liberó una cantidad importante de dopamina, pero sólo ante la probabilidad del 75 por ciento", explicó Stoessl, quien aclaró que en el caso del 100 por ciento de posibilidades el paciente no activaría los senderos de recompensa, mientras que a menores niveles de posibilidad pensaría que no hay gran chance, por lo que tampoco se encendería el sistema de recompensa.

La emisión de dopamina en respuesta al placebo también se vinculó con la cantidad de dopamina liberada en los cerebros de los pacientes al recibir medicación activa, lo que implica que el efecto placebo se sumaría al efecto de la sustancia real.

Los investigadores, opinó Stoessl, podrían usar estos resultados para diseñar nuevos estudios y minimizar el efecto placebo para medir mejor el efecto de un fármaco real.

FUENTE: Archives of General Psychiatry, agosto del 2010