Miércoles, 2 de Enero de 2008

La pista genética de Emmanuel

Crece la disputa entre Uribe y Chávez por la identidad del niño que frustró la liberación de rehenes

GORKA CASTILLO / AGENCIAS ·02/01/2008 - 22:06h

El niño-rehen de las FARC Emmanuel empieza a convertirse en triste protagonista del drama colombiano. El Gobierno de Bogotá difundió ayer que José Gómez, el hombre que reclamó la paternidad del menor en 2005, confesó a la Fiscalía que ni es su padre ni su tío abuelo y que no tiene ningún parentesco con el niño de cuatro años y medio que hoy vive bajo protección de un Instituto de Bienestar Familiar  de la capital colombiana.

Esta declaración refuerza la tesis del presidente Álvaro Uribe de que la entrega frustrada de tres secuestrados, entre ellos el menor, se debió a que la guerrilla es incapaz de liberarlos porque no tiene en sus manos al hijo de la rehén Clara Rojas desde hace tres años.

De acuerdo con una fuente de los organismos de seguridad al que tuvo acceso el diario colombiano El Tiempo, el hasta ahora padre oficial del niño aseguró ayer que el pequeño entregado a las autoridades colombianas era un "niño de las FARC". Acto seguido pidió protección policial ante la posibilidad de ser objeto de un atentado.

La situación queda a expensas de las pruebas de ADN que confirmarán la identidad del niño protegido. Ayer, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, autorizó la llegada a Caracas de un equipo de genetistas colombianos.

El objetivo de los investigadores es tomar una muestra de sangre a Iván Rojas, tío de Emmanuel, quién se encuentra residiendo en la capital venezolana desde hace algunas semanas y ayer declaró estar dispuesto a someterse a las pruebas. "Si es positivo sería una buena noticia porque significaría que Emmanuel está libre aunque también tiene otra vertiente que confirmaría que se violaron todos sus derechos como niño".

Según aseguró el fiscal general de Colombia, Mario Iguarán, el resultado del análisis se conocerá antes del sábado. Sin embargo, uno de los expertos en genética más destacados de Colombia, Emilio Yunis, indicó ayer que el Gobierno de Bogotá "tuvo suficiente tiempo" para establecer si el niño que permanece en un centro de protección familiar es hijo de Clara Rojas o no.
"La verificación genética del menor se pudo hacer dos días antes de que el presidente diera a conocer públicamente la hipótesis", señaló. Por ejemplo, cotejando rastros de la secuestrada que permanecen en objetos personales con sangre del pequeño protegido.

Lejos de amainar, el malestar entre los familiares de secuestrados con el presidente Uribe tras el abrupto final sigue creciendo. El padre del militar colombiano secuestrado, Pablo Emilio Moncayo, afirmó que no es la primera vez que el Gobierno obstaculiza las negociaciones de paz. "Ha sido un duro golpe pero de todas formas buscaremos otras alternativas", señaló. Moncayo recorre a pie los 1.400 kilómetros que separan Bogotá de Caracas para exigir la liberación de su hijo.