Archivo de Público
Miércoles, 4 de Agosto de 2010

Estudio EEUU desmiente ciertos riesgos de los partos prematuros

Reuters ·04/08/2010 - 18:21h

Por Amy Norton

Algunos estudios previos habían hallado que los bebés que nacen en los horarios de menor actividad hospitalaria corrían más riesgo de muerte, pero una nueva investigación sugiere que eso no sería aplicable a los prematuros más pequeños en los principales centros de salud.

Varios estudios habían revelado que los bebés que nacen durante la noche o el fin de semana tienen más riesgo de morir o sufrir complicaciones que los que nacen de lunes a viernes, aunque el riesgo absoluto en los bebés a término es bastante bajo, independientemente del horario del parto.

El nuevo estudio, publicado en Pediatrics, se concentró en más de 11.000 bebés con muy bajo peso al nacer; la mayoría tenía riesgo de morir o de sufrir complicaciones graves.

A todos se los atendió en unidades de terapia intensiva (UTI) en alguno de los 17 hospitales universitarios principales de Estados Unidos.

Los autores no hallaron evidencias de que los bebés que habían nacido de noche o el fin de semana tuvieran más riesgo de muerte. Tampoco los que habían nacido en julio o en agosto, el periodo del año en el que comienzan a trabajar los médicos recién graduados.

Se estima que los recursos humanos son, por lo menos en parte, responsables de las altas tasas de mortalidad en los recién nacidos y las complicaciones que estudios previos habían asociado con el parto nocturno o durante el fin de semana, que es cuando los hospitales cuentan con menos personal senior y experimentado para tomar ciertas decisiones.

Pero los nuevos resultados sugieren que las UTI de los hospitales universitarios de Estados Unidos cuentan con el personal adecuado las 24 horas, indicó el doctor Edward F. Bell, de la University of Iowa.

"Eso, para los padres, significa que pueden confiar en que recibirán el mismo nivel de atención sin importar el momento del parto", dijo Bell a Reuters Health.

Los resultados surgen de un grupo de 11.137 bebés nacidos entre el 2001 y el 2005; ninguno pesaba más de 1.250 gramos. El 12 por ciento murió durante la primera semana de vida y el 16 por ciento, durante el primer mes. Los bebés nacidos durante la tarde o la noche no tuvieron más riesgos que los que llegaron al mundo entre las 8 a.m. y las 5 p.m.

Lo mismo ocurrió con los bebés nacidos durante los fines de semana o en la semana.

El momento del nacimiento tampoco estuvo asociado con un aumento de las complicaciones comunes en los bebés muy prematuros, como la necrosis del tejido intestinal o el crecimiento de vasos anormales en los ojos que puede provocar ceguera.

Bell coincidió en que, aun cuando el riesgo absoluto de una complicación sea mínimo para los recién nacidos, es importante identificar los cambios en la organización del hospital o los procedimientos que permitan reducirlo.

FUENTES: Pediatrics, online 19 de julio del 2010, y BMJ, online 15 de julio del 2010