Miércoles, 2 de Enero de 2008

"Di con la cabeza en el suelo y el casco quedó partido en dos"

David Costa llevaba a una amiga en moto que después no le atendió

MÓNICA MARTÍNEZ ·02/01/2008 - 21:27h

"Estaba en mi casa con la comida en la mesa cuando me llamó una amiga desesperada porque se acababa de enterar de que a las 14 horas de ese día finalizaba el plazo para matricularse en la Universidad. Me pidió que la subiera en moto porque le quedaba muy lejos. Al entrar en la rotonda de la plaza Europa de Girona, donde el asfalto está muy desgastado, la rueda delantera resbaló y di con cabeza en el suelo." Así empieza el relato de David Costa de un día de julio que no olvidará nunca.

"El golpe entero lo recibí yo, ella quedó subida encima de mí. Nos arrastramos unos metros hasta que con la cabeza paré el golpe en el bordillo de la rotonda. Estaba semiinconsciente, aunque recuerdo perfectamente que ella se acercó a mí sin un rasguño y sin preguntar ni como estaba me dijo que se iba corriendo porque no quería llegar tarde." Parece increíble pero las desgracias de David no acabaron aquí. Un policía se le acecó, pero no para atenderle sino a pedirle los papeles de la moto.

Casi inconsciente le señaló un bolsillo. Luego llegó la ambulancia y según su relato "me quitaron el casco como si fueran a freír un huevo, estaba totalmente partido por la mitad. De camino al hospital me fije que tenía los antebrazos quemados y con alquitrán incrustado pero solo me dolía la cabeza y la pierna". El chico de la ambulancia le preguntó si notaba algún dolor en el abdomen y David le dijo que no, a lo que él replicó "eso me preocupa, puede ser que estés reventado por dentro".

Por suerte ese diagnóstico tan pesimista no llegó a confirmarse ya que a parte de las quemaduras y una leve conmoción, David sólo se rompió un dedo del pie. "No cabe duda de que el casco me salvó la vida, lo que desconozco es si mi amiga llegó a matricularse ya que no he sabido nada más de ella", afirma un David aun incrédulo.