Miércoles, 2 de Enero de 2008

"Sin el cinturón, hubiéramos atravesado el parabrisas"

Mari Carmen Reyes y su pareja fueron embestidos por un coche a 150 km/h

ALBERTO CABELLO ·02/01/2008 - 21:21h

El cinturón de seguridad y la pura coincidencia fueron claves para salvar la vida en el accidente que protagonizaron Mari Carmen Reyes y José Gañán, al ser embestidos por detrás mientras estaban detenidos en un STOP entre Valencia del Mombuey (Extremadura) y la localidad portuguesa de La Marilleja. Tras conocer la velocidad a la que circulaba el otro coche, 150 kilómetros por hora, parece un auténtico milagro que todos los implicados saliesen con vida.

"El coche nos impactó y logró desplazarnos más de cinco metros", explica Reyes, quien asegura que, de no haber llevado el cinturón, ella y su pareja habrían salido "despedidos por el parabrisas". Lo mismo sucedió con los infractores, otra pareja también salvada por el cinturón.

El detalle del freno

Pero además, la coincidencia de otros factores contribuyó a evitar la tragedia. "Si llegamos a tener el freno pisado, el coche se hubiera empotrado de lleno dentro del nuestro. Menos mal que ya habíamos hecho el STOP y empezábamos a reanudar ligeramente la marcha", detalla la accidentada.

También fue decisiva la dimensión del vehículo, un Volkswagen Touareg, cuyas prestaciones en seguridad ayudaron a amortiguar el golpe -pese a todo, la mitad trasera quedó hecha añicos- y evitaron que el impacto alcanzara de lleno a los puestos de piloto y copiloto. Según recuerda Reyes, "los mecánicos se quedaron asombrados de que los ocupantes hubieran salido vivos, no podían creérselo".

Por último, la suerte quiso que el vehículo no se precipitase por uno de los barrancos cercanos a la carretera. "Si llegamos a despeñarnos, entonces sí que no lo contamos", concluye esta extremeña que, gracias a su prudencia y al hábito de ponerse al cinturón, pudo salvar la vida.