Miércoles, 2 de Enero de 2008

Moratinos viaja a Marruecos

La visita del ministro de Exteriores se produce dos meses después de la crisis diplomática desatada por la visita de los reyes a Ceuta y Melilla

EFE ·02/01/2008 - 07:29h

Dos meses después de la crisis diplomática desatada por la visita de los reyes de España a Cueuta y Melilla, Miguel Ángel Moratinos viaja a Marruecos. La visita hoy a Rabat del ministro de Exteriores español se produce cuando el embajador marroquí aún no ha vuelto a su delegación, tras ser llamado a consultas a principios de noviembre.

Aquella llamada a consultas del embajador marroquí precedió a la primera visita oficial de los Reyes de España a Ceuta y Melilla, los pasados 5 y 6 de noviembre, rechazada por las autoridades marroquíes, que reivindican la soberanía de esas ciudades españolas del norte de Africa.

Fuentes diplomáticas en Rabat afirman que Moratinos mantendrá el jueves una "reunión de trabajo" con el ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Taib Fassi-Fihri, con el que abordará "cuestiones bilaterales".

Moratinos tiene previsto abandonar Rabat después de la entrevista, agregaron las fuentes.

Respeto recíproco 

Aunque las autoridades de Marruecos evitaron la semana pasada pronunciarse sobre el retorno del embajador, Omar Azziman, expresaron su voluntad de que las relaciones bilaterales vuelvan a la normalidad en el marco del "respeto recíproco".

En esa ocasión el ministro de Comunicación y portavoz del Ejecutivo, Jalid Naciri, declaró tras la reunión del Gobierno no tener "nuevas informaciones por el momento, lo que quiere decir que no ha habido cambios" sobre la vuelta de Azziman.

Naciri se limitó entonces a afirmar que "la relación entre los dos países debe volver a la normalidad en el marco del respeto recíproco".

La crisis de las relaciones bilaterales comenzó cuando, al anuncio de que los Reyes de España visitaban las dos ciudades autónomas, sucedió el de la llamada a consultas del embajador de Marruecos en Madrid, una decisión que se atribuyó al rey Mohamed VI.

El Gobierno marroquí tomó una medida similar en octubre de 2001, cuando, ante la disconformidad con la postura española sobre el Sáhara Occidental, acordó retirar durante un tiempo indefinido a su embajador en Madrid y cuatro días después canceló la Reunión de Alto Nivel (RAN) entre ambos países, prevista para diciembre de aquel año.

Noticias Relacionadas