Miércoles, 2 de Enero de 2008

El gobierno colombiano espera los resultados de ADN para comprobar la identidad Emmanuel

EFE ·02/01/2008 - 17:11h

EFE - El presidente de Colombia, Alvaro Uribe Vélez (d), habla junto al ministro de Defensa, Juan Manuel Santos (i) durante la rueda de prensa del pasado 31 de diciembre. El Gobierno de Colombia, así como la comunidad internacional, tienen y esgrimen razones para sentirse engañados, tras la frustración que supuso el aplazamiento de la anunciada liberación de tres secuestrados.

Las autoridades colombianas esperan el resultado de unas pruebas de ADN para establecer si un niño que está al cuidado de un organismo oficial para menores es Emmanuel, el hijo de la rehén Clara Rojas, cuya liberación habían prometido las FARC.

El fiscal general colombiano, Mario Iguarán, declaró hoy que ya un grupo de expertos tomó las pruebas entre los familiares de Clara Rojas que están en Caracas, donde esperaban la liberación de Emmanuel, su madre y la ex parlamentaria Consuelo González.

Entre esos familiares se encuentran Clara González de Rojas, la madre de la ex candidata a la vicepresidencia secuestrada en el 2002 por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), e Iván, hermano de la rehén.

El fiscal Iguarán precisó que tardarán más de diez días en tener los resultados de las pruebas que determinarán si el menor que fue entregado al estatal Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) en 2005 es Emmanuel, quien nació en cautiverio hace más de tres años fruto de una relación entre Rojas y un rebelde.

Sin embargo, expertos como el genetista Emilio Yunis consideraron que "una vez se tienen las muestras, el resultado es un problema de cinco horas".

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, se declaró "seguro que las pruebas de ADN van a comprobar que Emmanuel es el niño que tiene el ICBF" y subrayó que "no es la primera vez que las FARC engañan al mundo".

El pasado 31 de diciembre, cuando se esperaba la liberación de los tres secuestrados, el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, sorprendió al revelar la hipótesis de que un niño que está en manos del ICBF puede ser el hijo de la ex candidata y abogada.

Uribe también afirmó que el grupo guerrillero no liberaban a los rehenes porque no tenían en su poder al niño, que había sido entregado al organismo estatal en precarias condiciones en San José, capital del suroriental departamento del Guaviare.

Según la versión oficial, ante el mal estado del menor, identificado como Juan David Gómez Tapiero, las autoridades lo trasladaron poco después de la entrega a Bogotá, donde quedó bajo protección del organismo estatal.

En tanto, José Crisanto Gómez, el hombre que se identificó como el tío abuelo del niño al momento de la entrega al ICBF y más tarde como su padre, para reclamar su custodia, confesó a la Fiscalía que no es familiar suyo y que el menor "es de las FARC".

Iguarán explicó que Gómez reside bajo protección oficial en un sitio reservado, después de revelar a las autoridades la información que tenía del menor.

Gómez es un obrero de la construcción que llegó desplazado a El Retorno, en el departamento del Guaviare, donde se presume que están los rehenes que iban a ser liberados.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, reveló el pasado lunes que las FARC le enviaron una carta en la que anuncian el aplazamiento de la entrega de los rehenes, debido a "intensos operativos" militares en el área donde se encuentran.

Sin embargo, Uribe y los jefes de las Fuerzas Militares colombianas aseguraron que en las últimas dos semanas no ha habido operaciones en la zona y ofrecieron crear un corredor de seguridad para facilitar la liberación.

La decisión de las FARC puso fin a una larga espera de delegados de siete países, entre ellos el ex presidente argentino Néstor Kirchner, que esperaban en Villavicencio, capital de la región colombiana del Meta, para acudir como garantes a la entrega.

La organización insurgente anunció el 18 de diciembre la liberación de Rojas, Emmanuel y González de Perdomo como un gesto de desagravio a Chávez, después de que el mandatario colombiano canceló su mediación en busca de un canje de rehenes por presos rebeldes.

Para la misión humanitaria, coordinada por el Comité Internacional de la Cruz Roja, el Gobierno de Chávez facilitó varias aeronaves y envió a Colombia a funcionarios de confianza.

La hipótesis de Uribe sobre el niño fue puesta en duda por el mandatario venezolano, quien lo acusó de "dinamitar" el proceso.

El comisionado para la Paz de Colombia, Luis Carlos Restrepo, reiteró hoy que el Gobierno decidió divulgar la hipótesis porque era un "asunto que comprometía al Estado" y manifestó que teme que "las FARC estén engañando al presidente Hugo Chávez".