Miércoles, 2 de Enero de 2008

Barcelona seguirá sin autobús

Los conductores deciden continuar la huelga dos días más antes de negociar

Manel Bugeda ·02/01/2008 - 20:27h

Continúa el pulso entre Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) y los conductores de autobús en huelga. Barcelona volvió a quedarse ayer sin autobuses en la segunda tanda de huelga de estas navidades y esta situación se mantendrá hoy y mañana, tal como decidieron los conductores en asamblea. A partir del sábado el servicio se reestablecerá, al menos durante unas semanas. El tiempo que los huelguistas han dejado de margen a la empresa para que se desencallen sus reivindicaciones. Si éstas no prosperan, amenazan con una huelga indefinida a partir de mediados de febrero y hasta las elecciones.

El presidente del comité de empresa, Saturnino Mercader (CGT), aseguró que durante este periodo de margen, TMB no podrá utilizar como "excusa" la convocatoria de huelga durante las negociaciones.

Negociaciones infructuosas

La principal reivindicación de los trabajadores es conseguir dos días de fiesta semanales, pero las posiciones de momento están muy alejadas. Para los representantes de los dos sindicatos convocantes, CGT y ACTUB, la empresa sólo les ha hecho propuestas sobre cómo "redistribuir" la jornada laboral, en lugar de negociar una reducción sin perjuicio del salario, como piden los trabajadores.

Mercader criticó la política de TMB porque intenta "poner a los usuarios contra los trabajadores". La empresa ha dicho en varias ocasiones que los trabajadores pueden acogerse a una modalidad horaria que les da a la práctica dos días de vacaciones. Pero, según Mercader, esconde que este horario voluntario les quita siete días de vacaciones al año.

Por su parte, TMB lamentó que CGT y ACTUB decidieran ayer mantener la huelga en lugar de empezar las negociaciones. Además acusó a los piquetes de intimidaciones, actuaciones incívicas y obstrucción a la salida de vehículos de las cocheras para forzar el seguimiento de la huelga y desvirtuar los servicios mínimos. La huelga está respaldada solamente por dos de los cinco sindicatos que forman el comité de empresa. CCOO, UGT y SIT oficialmente no la secundan, lo que crea una situación de tensión entre los propios trabajadores, especialmente en las cocheras.

La amenaza del metro

De momento, la empresa ha expedientado a 10 trabajadores por "sabotajes" relacionados con la primera huelga durante los primeros días de navidad. Según TMB, estos trabajadores estarían vinculados a episodios concretos de pintadas, ataques y destrozos a vehículos, obstaculización de los servicios mínimos, insultos e intimidaciones a otros empleados que querían trabajar.

La empresa no descartó más expedientes. Una amenaza que fue contestada rápidamente por los huelguistas. Según Mercader, "no se dejará a nadie en la estacada", y la no retirada de estos u otros futuros expedientes sería igualmente un motivo para volver a las movilizaciones. Además, aseguró que si los conductores de autobús resultan expedientados o despedidos debido a la huelga, los trabajadores del metro podrían sumarse a la protesta. De ser así Barcelona quedaría paralizada justo antes de las elecciones generales de marzo.

Hereu responsable

Los manifestantes de reunirán esta mañana en la plaza Espanya para emprender una marcha hasta la Zona Franca donde están las oficinas de TMB. Mañana se concentrarán en la plaza Sant Jaume, delante del Ayuntamiento. De este modo pretender visibilizar el conflicto y señalar al alcalde, Jordi Hereu, al que consideran "el único responsable" de la huelga.

Según Mercader, el problema de fondo es económico, ya que Hereu no quiere "soltar un duro" para contratar los conductores que harían falta en TMB. Las espadas, pues, siguen en alto.