Jueves, 3 de Enero de 2008

ETA ataca al PSOE para justificar sus últimos atentados

Emite su segundo comunicado en dos semanas tras los atentados de Sestao y Balmaseda

Guillermo Malaina ·03/01/2008 - 20:03h

ETA ha emitido, en menos de tres semanas, su segundo comunicado para reivindicar sus dos últimos atentados,  contra el juzgado de paz de Sestao y la sede del partido socialista en Balmaseda, y justificar su estrategia violenta tras la ruptura de la tregua con duras críticas contra el Gobierno, el PSOE y el Ejecutivo vasco.


Este nuevo comunicado, publicado ayer en el diario Gara, pone de manifiesto la pretensión de la organización terrorista de intentar marcar su impronta en la política vasca desde el comienzo de este nuevo año. Y para ello, además, trata de justificar sus acciones en un momento especialmente delicado para dos marcas legales de la izquierda abertzale —EHAK y ANV—, sobre las que pende la amenaza de la ilegalización.  Así, ETA dedica la mayor parte de su comunicado a lanzar duras acusaciones contra el Gobierno de Zapatero y el propio partido socialista.


“Estado de excepción”
La organización terrorista asegura que el Ejecutivo español ha establecido en Euskadi un “estado de excepción” cuyo objetivo sería, según su interpretación, “la destrucción del independentismo vasco”. Y en esta lectura, censura en especial el papel del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. “El ministro del GAL”, como le define, “ha anunciado la intención de dar nuevos pasos  en el camino ciego de la represión, anunciando también la intención de profundizar en el terrorismo de Estado”.


Tras denunciar “las torturas de la Guardia Civil  a ciudadanos vascos” y el fallecimiento de familiares y amigos de presos de la banda en accidentes de tráfico, como consecuencia de la política de dispersión, ETA vuelve a acusar al Gobierno de “apostar por la prolongación del conflicto”.
La banda terrorista hace también una valoración muy crítica de las reacciones que suscitó su atentado contra la sede del partido socialista en Balmaseda, el pasado 24 de diciembre. Y asegura al respecto que pese a “las condenas habituales” y los “mensajes vacíos y amenazantes” escuchados tras ese ataque, “la situación de ‘estado de excepción’ diseñada por Ferraz, las amenazas de Rubalcaba o los avisos de Ares —dirigente del PSE— han colmado la paciencia de la ciudadanía”.


ETA también responde a las declaraciones hechas tras aquel atentado por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y la portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate. “Deben saber”, dice, “que los que provocan asco en este pueblo son los que amparan la tortura y los traidores”.  


La reacción de los partidos
El comunicado de ETA suscitó una cascada de críticas.  La portavoz del Ejecutivo vasco le replicó que “es un fracaso rotundo”, que “nunca va a conseguir sus propósitos” y que tampoco “va a doblegar la voluntad de esta sociedad por conseguir la paz”. “Sobra, estorba y además mata”, reiteró.


La Comisión Ejecutiva del PSE-EE expresó su “desprecio” a ETA, además de advertirle de que sus “pistoleros” no impedirán a los demócratas “seguir combatiendo el fascismo”. El presidente del PP de Bizkaia, Antonio Basagoiti, afirmó que el comunicado de ETA es “intolerable”: “No es nadie para hacer ninguna valoración política y mucho menos para insultar a un Gobierno elegido democráticamente”.


Eusko Alkartasuna respondió que el escrito de la banda es “totalmente anacrónico”. “No se da cuenta de que es el único caso de grupo terrorista que existe hoy en día en toda la Union Europea”.


El portavoz de la Presidencia de EB, Mikel Arana, afirmó, por su parte, que ETA pone de manifiesto la “ceguera y sinrazón” de la banda, que “ha hecho del asesinato, la amenaza y la extorsión su única razón de ser”.