Jueves, 3 de Enero de 2008

Huelga de hambre en París para exigir el fin de los transgénicos

Unos quince ecologistas inician el jueves en París una huelga de hambre para que el Gobierno francés instaure una moratoria sobre el cultivo de transgénicos

ANDRÉS PÉREZ ·03/01/2008 - 00:01h

José Bové.

Unos quince ecologistas y altermundialistas, capitaneados por el líder campesino José Bové, iniciarán el jueves en París una huelga de hambre para exigir al Gobierno francés que cumpla su promesa de instaurar una moratoria sobre el cultivo de transgénicos. 

Los activistas provienen en su mayoría del hiperactivo movimiento de los Segadores Voluntarios, que desde hace casi diez años se opone en Francia a los transgénicos al aire libre.

Para estos grupos, el cultivo al aire libre de plantas modificadas genéticamente conlleva la contaminación de las plantas naturales, a causa de la polinización cruzada. Por eso estiman que los transgénicos constituyen una amenaza y que, a falta de moratoria, la única respuesta posible es la desobediencia civil y la siega.

El grupo liderado por José Bové, según reveló al diario regional Sud-Ouest, tiene previsto instalar su campamento en "un lugar público" de París. Para evitar ser interceptado por la policía antes de la protesta, Bové se negó el miércoles a revelar el lugar donde iniciará el ayuno.

Compromiso e imprecisión 

A finales de octubre pasado, en el marco de una espectacular operación mediática bautizada Grenelle del Medio Ambiente, el presidente Nicolas Sarkozy y su Gobierno se comprometieron de manera algo vaga a instaurar una moratoria sobre el cultivo de transgénicos al aire libre. Esa moratoria se concretó sólo en una interrupción de la plantación del maíz de la marca Monsanto MON 810. Los ensayos de otras plantas prosiguen.

La imprecisión jurídica de los cultivos de transgénicos en Francia han provocado inseguridad y tragedias. En agosto, un agricultor de la región de Lot que cultivaba transgénicos en secreto se suicidó al pensar que un grupo de Segadores Voluntarios se dirigía hacia su finca. Los activistas decidieron suspender sus acciones como mínimo hasta febrero próximo.

Noticias Relacionadas