Miércoles, 2 de Enero de 2008

Siria no se amedrenta ante las amenazas de Francia, su antiguo aliado occidental

EFE ·02/01/2008 - 13:38h

EFE - El ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Mualem, durante la reunión de ministros de Asuntos Exteriores de los países árabes celebrada en El Cairo (Egipto), el 22 de noviembre pasado.

Siria no parece amedrentarse por las advertencias del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y hoy proclamó que "suspende la cooperación" con París en la resolución de la crisis libanesa, de la que asegura no tener la llave.

El ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Mualem, contestó hoy a las amenazas del líder galo de romper las relaciones si Siria no coopera en la solución del "affaire" libanés, mostrando su extrañeza y responsabilizando a París de lo ocurrido, así como anunció que cortaba los contactos con París sobre este asunto.

En una rueda de prensa celebrada en Damasco, al Mualem aseguró que el pasado 28 de diciembre -dos días antes de las declaraciones de Sarkozy en El Cairo- Francia y Siria habían alcanzado un acuerdo para superar la crisis de Líbano.

"Francia ofreció una solución, Siria la aceptó e intentó que la oposición (libanesa) la aceptara", dijo Mualem.

El responsable sirio agregó que "el 30 de diciembre, nos extrañamos al escuchar al presidente francés Sarkozy en una rueda de prensa en El Cairo acusando a Siria y a la oposición libanesa de ser los responsables del fracaso de las negociaciones para encontrar una solución a la crisis política".

El Líbano vive un vacío presidencial desde el pasado 24 de noviembre ante la incapacidad de su Parlamento de elegir a un presidente por las diferencias entre la mayoría anti-siria y pro occidental, y la oposición, liderada por Hizbulá y, tradicionalmente, cercana al régimen de Damasco y de Teherán.

Siria siempre ha negado que trate de obstruir la elección de un nuevo presidente en el Líbano ejerciendo presión sobre las facciones pro-sirias en el país de los cedros aunque tampoco ha ocultado su simpatía y apoyo a Hizbulá.

"Siria sabe muy bien que ningún partido libanés aceptaría ninguna presión sobre una solución determinada, porque los partidos libaneses saben cómo conseguir la coexistencia", dijo Mualem en su intervención de hoy.

El jefe de la diplomacia siria, que abogó por la "cooperación" sin "intervención", insistió en que Francia conoce perfectamente los esfuerzos que lleva a cabo su país para intentar limar las diferencias entre las distintas fuerzas libanesas y en que Francia "quiere culpar a Siria de su fracaso".

"Parece que Francia quiere acusarnos de su incapacidad de persuadir a la mayoría parlamentaria libanesa para que acepte su proyecto. A la luz de esto, Siria ha decidido acabar con la cooperación sirio-francesa para encontrar una solución a la crisis libanesa", dijo Mualem.

Estas declaraciones se pueden considerar como una ruptura entre ambos países después de que Sarkozy amenazara con cortar las relaciones con Siria si Damasco no ejercía su influencia para la elección de un presidente en Líbano.

Las relaciones con Francia, que llegaron a su mejor momento durante la década de los añs 90 -el ex presidente francés Jacques Chirac fue el único mandatario occidental que estuvo presente en el entierro del difunto presidente sirio Hafez al Asad en 2000- empezaron a deteriorarse en la víspera de la invasión estadounidense de Irak en eel 2003.

A partir de 2004, París comenzó un acercamiento hacia Washington, paralelo a un cada vez mayor alejamiento de Damasco, con lo que Siria perdió a su principal aliado occidental, que comenzó a presionar a Siria para que aceptara la nueva realidad política de la región.

Con el asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, en febrero de 2005 -del que la mayoría parlamentaria libanesa responsabilizó a Damasco-, Francia redobló sus presiones contra Siria y rompió definitivamente con sus años de alianza.