Miércoles, 2 de Enero de 2008

Las trabajadoras de Médicos sin Fronteras se hallan en "buen estado de salud"

EFE ·02/01/2008 - 15:07h

EFE - Fotografía de archivo de la cooperante argentina Pilar Bauza, mientras examina a un niño. Bauza y la médico española Mercedes García, ambas integrantes de Médicos sin Fronteras, fueron puestas en libertad tras permanecer secuestradas en la región somalí de Puntlandia.

Las dos trabajadoras de Médicos sin Fronteras (MSF) liberadas hoy en Somalia tras una semana de secuestro en ese país africano se encuentran en "buen estado de salud", ha informado esta organización humanitaria.

Mercedes García y Pilar Bauza, médica española y enfermera argentina, respectivamente, han sido puestas en libertad a las 14.30 hora española, aproximadamente.

Según ha explicado a EFE una portavoz de Médicos sin Fronteras, todavía es prematuro conocer cuando llegarán a España y, de momento, no está previsto que realicen declaraciones a la prensa, aunque todo ello dependerá "un poco de sus fuerzas".

El pasado 26 de diciembre las dos mujeres fueron llevadas a la fuerza por un grupo de personas armadas cuando se dirigían en el vehículo de la organización al centro nutricional donde MSF atiende a unos 7000 niños menores de cinco años que sufren algún grado de desnutrición, en la localidad de Bossaso.

Estos niños forman parte de unas 25.000 personas que viven en 19 campos de desplazados en el área.

Desde el primer momento, la organización médica humanitaria exigió a las partes involucradas la liberación inmediata de estas dos compañeras.

"Están sanas y salvas y damos las gracias al esfuerzo de todos", declara en una nota la presidenta de Médicos sin Fronteras-España, Paula Farias.

MSF expresa además su indignación por el secuestro de las dos mujeres que es "también el secuestro de la acción humanitaria independiente; acciones como esta hipotecan la asistencia humanitaria a las poblaciones más vulnerables, motivo por el que nuestras compañeras estaban trabajando en Somalia", afirma Farias.

Recuerda asimismo que "Somalia sufre un olvido que no hace más que acrecentar el sufrimiento de los somalíes. En los países donde hay acción humanitaria, el nivel de violencia puede ser muy alto. En los últimos años hemos sufrido incidentes en lugares como Chechenia, República Democrática del Congo, Colombia e Irak".

MSF ha trabajado continuamente en Somalia durante más de 16 años y, actualmente, da asistencia médica en once regiones del país.

Hay alrededor de 60 trabajadores internacionales y más de 800 trabajadores locales actualmente en Somalia llevando a cabo más de 300.000 consultas ambulatorias e ingresando a unos 10.000 pacientes cada año.