Miércoles, 2 de Enero de 2008

Pobladores abandonan sus casas por erupción del volcán Llaima en el sur de Chile

EFE ·02/01/2008 - 17:43h

EFE - Vista del volcán Llaima que hizo erupción a unos 680 kilómetros al sur de Santiago de Chile, en la sureña región chilena de La Araucanía, donde las autoridades se encuentran en estado de alerta.

Centenares de habitantes del poblado de Melipeuco, en la sureña región chilena de La Araucanía, abandonaron sus casas y pasaron la noche en improvisados albergues debido a la erupción del volcán Llaima, informaron hoy las autoridades.

El Llaima, de 3.210 metros de altitud, entró en erupción a las 21.20 GMT de este martes y lanzó nubes de cenizas, humo, además de varios torrentes de lava hasta las 04.00 de la madrugada de hoy, dijo a radio Cooperativa Edgardo Barros, alcalde de Melipeuco, el poblado más expuesto a la actividad volcánica.

La columna de humo y cenizas se elevó a tres kilómetros sobre el cráter del volcán, situado a 76 kilómetros al este de Temuco y a unos 700 kilómetros de Santiago, en la Cordillera de Los Andes.

"Fue una noche de locura y de temor pero estamos volviendo un poco a la calma", subrayó Barros, que explicó que la mayoría de los 5.000 habitantes del pueblo pasaron la noche en albergues.

También muchos campesinos de los alrededores hicieron lo propio, mientras la policía, el Ejército y otras instituciones se movilizaron para evacuar a turistas, personal de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y otras personas que estaban en el Parque Nacional Conguillío, en cuyo interior se encuentra el volcán.

Carmen Fernández, directora de la Oficina Nacional de Emergencia, dijo hoy que durante la noche fueron evacuados unos 140 turistas y ocho trabajadores del Parque Nacional, donde aún permanecen otras 53 personas, "aunque lejos de los sectores más peligrosos".

Agregó que la mayor dificultad la representa el desborde de un río que cortó un tramo del camino que conduce al sector donde se encuentran esas personas, por lo que se estaba evaluando una operación aérea para rescatarlas.

El sector del volcán, en cuyas proximidades se encuentran también las localidades de Lonquimay, Cherquenco, San Patricio y Vilcún, ha sido declarado "en alerta amarilla", aunque los vulcanólogos descartaron algún aumento de la actividad por el momento.

"Hay salida de lava pero no de manera continua, lo que es más tranquilizador. Si se hace continua, ya habría que evacuar de manera masiva a la población de mayor riesgo", dijo Carmen Fernández a los periodistas.

"De acuerdo con los análisis que ha hecho don Daniel Basualto, que es el profesional del Sernageomin (Servicio Nacional de Geología y Minería) que ha estado en esto, nos indica que no habría un mayor aumento del volumen de la cámara magmática", explicó en tanto el alcalde Edgardo Barros.

Advirtió a los habitantes de la zona que deben estar preparados en caso de que se proceda a una evacuación general, por lo que hizo un llamado a mantener a mano una linterna, una radio a pilas, un botiquín de primeros auxilios y sobre todo que se coordinen con sus vecinos.