Miércoles, 2 de Enero de 2008

Renfe prevé una subida en torno al 4% de las tarifas de Ave y Larga Distancia

EFE ·02/01/2008 - 15:27h

EFE - Un tren del AVE que tuvo una avería mecánica en el trayecto Madrid-Zaragoza en agosto pasado.

La subida de los precios de los billetes de los servicios de alta velocidad y larga distancia prevista por Renfe para 2008 no superará el 4 por ciento, dijo hoy el presidente del operador ferroviario, José Salgueiro.

Este aumento, que superaría en 3,5 puntos el 0,5% que se aplicó en 2007 para ese tipo de trenes, es semejante al que el consejo de administración de Renfe decidió solicitar a la comisión delegada del Gobierno para asuntos económicos para los billetes de cercanías y regionales a partir de enero.

En una rueda de prensa convocada para informar sobre la evolución del servicio de las nuevas líneas de alta velocidad que enlazan Madrid con Valladolid y Málaga, Salgueiro restó importancia a las incidencias que se han producido en los últimos días y calificó de "excelente" el comportamiento de ambos servicios si se analizan los datos globales.

Éstos indican que, entre el 23 de diciembre y el 1 de enero de 2008, de un total de 256 circulaciones, 240 trenes fueron puntuales.

De los 45.670 viajeros que utilizaron los nuevos servicios en el mismo período, sólo 2.255, un 4,9%, experimentaron demoras de más de 15 minutos que han sido compensadas por Renfe de acuerdo con su compromiso de puntualidad.

En la primera semana de funcionamiento, la línea de Valladolid alcanzó una ocupación del 47% y la de Málaga, del 60%, pero el objetivo de Renfe es superar el 70% y espera lograrlo con su nueva oferta tarifaria que permite llegar a mayor número de usuarios.

En la línea entre la capital española y Valladolid ha habido siete incidencias, mientras que en la de Málaga, nueve, que se deben a unos desajustes que no es posible verificar en las pruebas previas hasta el pleno rendimiento del servicio.

En caso del Ave Madrid-Málaga, el problema radica en que los trenes tienen un sistema de señalización distinto de la vía, por lo que se utiliza un sistema de traducción entre ambos lenguajes.

La vía habla en LZB y el tren entiende en Ertms, y cuando la traducción no es perfecta, por seguridad, el tren reduce la velocidad o para hasta que entiende perfectamente lo que está diciendo la vía.

Por ello, ha sido necesario introducir cambios en el software de los trenes que circulan por esta vía, proceso que concluirá en unos diez o quince días cuando se adapten los quince convoyes que se utilizan entre Madrid y Málaga.

En cuanto a la línea que conecta la capital con Valladolid y que cuenta con diez circulaciones diarias, Salgueiro precisó que en los últimos tres días no se ha producido ni una sola incidencia.

Por su parte, el presidente de Adif, Antonio González Marín, aseguró que ambas líneas funcionan en mejores condiciones de fiabilidad y seguridad y que previamente a su apertura, se habían realizado todas las pruebas, cumpliendo con todas las normas y protocolos tanto internacionales como nacionales.

Negó "rotundamente" que no se hayan hecho pruebas suficientes y recordó que en la línea Madrid-Valladolid, éstas se prolongaron durante quince meses, desde noviembre de 2005, mientras que en la de Málaga -de 55 kilómetros de longitud- se emplearon siete meses, desde mayo de 2007, el mismo período que tuvo en su momento Madrid-Sevilla.

Además, reiteró que la línea de Valladolid tiene un tramo muy complicado, entre Madrid y Segovia, que suma, entre otros elementos dos túneles, tres viaductos y una estación de salida, Chamartín, que no contaba con el servicio de alta velocidad.

No obstante, Adif ha creado con las empresas responsables de las obras y mantenimiento de estas líneas un comité conjunto de explotación de las infraestructuras, para verificar semanalmente el funcionamiento de las mismas y solventar todas las incidencias que puedan producirse.