Archivo de Público
Miércoles, 28 de Julio de 2010

No hay diferencias entre donación de óvulos frescos y congelados

Reuters ·28/07/2010 - 18:12h

Por Genevra Pittman

Los óvulos congelados serían tan efectivos como los frescos para lograr un embarazo mediante la donación de óvulos, según un nuevo estudio.

Las mujeres que recibieron óvulos congelados en una clínica de infertilidad en España quedaron embarazadas casi con la misma velocidad que las pacientes implantadas con óvulos frescos, publicó la revista Human Reproduction.

Usar muestras congeladas, dijo la doctora Nicole Noyes, del Centro de Fertilidad de la New York University, es mucho más conveniente y potencialmente más económico que utilizar óvulos frescos, tanto para las clínicas especializadas como para las pacientes.

Pero dado que el congelamiento sigue etiquetado como un procedimiento experimental, muchos programas de ovodonación siguen usando sólo óvulos frescos.

Cuando deje de ser así, opinó Noyes, que no participó en el estudio, "ese campo explotará".

El equipo de la doctora Ana Cobo, del Instituto de Infertilidad de Valencia, en España, implantó óvulos de donantes en más de 500 mujeres por fertilización in vitro (FIV), que consiste en extraer óvulos del cuerpo de una mujer y fertilizarlos en el laboratorio para transferirlo al útero.

En el estudio, la mitad de los óvulos usados fueron frescos, es decir, inseminados unas horas después de su extracción de las donantes e implantados en las receptoras tres días después.

La otra mitad de las mujeres recibió óvulos congelados durante seis meses antes de calentarlos, fertilizarlos y transferirlos.

Las participantes ignoraban qué tipo de óvulos recibían, igual que la mayoría de los médicos.

A los dos meses y medio, el 44 por ciento de las participantes que habían recibido los óvulos congelados estaban embarazadas, comparadas con el 43 por ciento de las que habían recibido los óvulos frescos. "Este resultado es un hito en la práctica de la ovodonación", escribió el equipo.

Cada año, en Estados Unidos nacen 3.000 bebés por ovodonación; la mayoría mediante el uso de óvulos frescos.

Pero, según Noyes, existen algunos problemas con esa práctica: los médicos deben asegurarse de que el útero de la receptora esté listo para recibir el óvulo y, al mismo tiempo, que la donante esté preparada para la extracción del material a utilizar.

"Coordinarlo es bastante complicado", aseguró Noyes. El congelamiento permitiría dividir los óvulos donados entre más receptoras, lo que bajaría los costos del proceso. Una FIV con ovodonación cuesta entre 15.000 y 20.000 dólares.

En el estado de Nueva York, explicó Noyes, las donantes reciben alrededor de 8.000 dólares por donación. Los médicos ignoran cuántos óvulos producirá exactamente una donante, de modo que nunca preparan más de dos mujeres para recibir óvulos frescos.

Pero si una donante produce muchos óvulos, algunos se podrían congelar y almacenar para otras receptoras.

Por último, los óvulos congelados darían más tiempo a los médicos para asegurarse de que las donantes y los óvulos no tienen enfermedades, como hacen las clínicas con el semen donado.

FUENTE: Human Reproduction, online 30 de junio del 2010.