Archivo de Público
Martes, 27 de Julio de 2010

Solo algunos antiepilépticos aumentan el riesgo de suicidio

Reuters ·27/07/2010 - 18:56h

Por Amy Norton

Mientras que todos los fármacos para la epilepsia llevan una advertencia por un potencial aumento del riesgo de tener conductas suicidas, sólo ciertos medicamentos nuevos tendrían ese efecto.

En un estudio de 44.300 pacientes en el Reino Unido tratados con antiepilépticos entre 1990 y el 2005, los investigadores hallaron un mayor riesgo de cometer o intentar un suicidio y de autoflagelarse entre los usuarios de ciertos fármacos nuevos, antes asociados con la depresión.

Esos productos incluyen al topiramato (Topamax), la tiagabina (Gabitril), el levetiracetam (Keppra) y el vigabatrin (Sabril).

Los resultados, publicados en Neurology, se suman al debate en torno de la decisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA por su sigla en inglés), en el 2008, de exigir que todos los anticonvulsivantes incluyan una advertencia sobre el riesgo de conductas suicidas.

La medida surgió luego de un "meta análisis" de 199 ensayos clínicos de 11 antiepilépticos, que detectó que esos fármacos generaban más riesgo de pensamientos y conductas suicidas que un placebo (0,4 versus 0,2 por ciento).

Pero el análisis no pudo distinguir con qué productos estaba asociado ese riesgo. Si bien los nuevos resultados respaldan de algún modo la decisión, no implican que los medicamentos incluidos en el estudio sean los únicos asociados con el riesgo de suicidio o autolesión.

El equipo del doctor Frank Andersohn, del Centro Médico de la Universidad Charite, en Berlín, halló 453 casos entre 44.300 pacientes, según una base de datos de historias clínicas electrónicas en Reino Unido. Luego, analizó el riesgo de conducta suicida y autolesión según distintas categorías de antiepilépticos.

El equipo agrupó al topiramato, la tiagabina, el levetiracetam y el vigabatrin entre los productos más nuevos con un perfil de "alto" riesgo de depresión, en base a ensayos clínicos que hallaron que el 1 por ciento de los usuarios desarrollaron depresión.

Otro grupo reunió a cuatro medicamentos más nuevos, considerados con bajo riesgo de depresión: la gabapentina (Neurontin), la lamotrigina (Lamictal), la oxcarbazepina (Trileptal) y la pregabalina (Lyrica).

Los otros dos grupos fueron de barbitúricos y anticonvulsivantes más antiguos, como el valproato (Depakine, Epilim) y la carbamazepina (Carbatrol, Tegretol).

El equipo identificó el triple de riesgo de conductas suicidas y autolesiones en los usuarios del grupo de topiramato, tiagabina, levetiracetam y vigabatrin, comparados con los pacientes que no habían usado antiepilépticos durante el último año.

Hubo dos casos de esas conductas en los usuarios de topiramato, levetiracetam y vigabatrin, y ninguno en los usuarios de tiagabina. Por lo tanto, el equipo insta a "interpretar con cuidado" los resultados y a realizar nuevos estudios.

Un editorial sobre el estudio coincidió en que es "un buen intento inicial" para responder una pregunta complicada, pero que aún se necesita más trabajo.

La epilepsia está asociada con un mayor riesgo de depresión y suicidio, apuntó el doctor Josemir W. Sander, de la University College London y coautor del editorial. Eso, dijo a Reuters Health, dificultaría "desentrañar" los efectos potenciales de los antiepilépticos.

Sander destacó la importancia de la evaluación psiquiátrica de los pacientes antes de comenzar con un nuevo fármaco, algo también recomendado por la FDA.

FUENTE: Neurology, 27 de julio del 2010.