Miércoles, 2 de Enero de 2008

Molina y Touriño inauguran la Biblioteca de Santiago que albergará 60.000 títulos

EFE ·02/01/2008 - 14:24h

EFE - En la imagen del pasado mes de agosto, el ministro de Cultura, César Antonio Molina (i), conversa con el presidente de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, en una visita a Galicia.

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, y el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, visitaron hoy la Biblioteca Pública de Santiago de Compostela, que albergará 60.000 títulos y tendrá capacidad para 300.000 volúmenes.

El nuevo edificio, obra del arquitecto Andrés Perea Ortega, tiene una superficie total de 5.809 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas y dos sótanos, que además contendrán 17.000 publicaciones periódicas y 140.000 documentos audiovisuales, entre otros formatos, detalló el ministro antes de recorrer las instalaciones.

La visita, a la que no asistió la conselleira de Cultura, Ánxela Bugallo, por encontrarse de vacaciones, contó con la presencia del delegado del Gobierno en Galicia, Manuel Ameijeiras; del presidente de la Diputación de A Coruña, Salvador Fernández Moreda; y del alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, entre otros.

El ministro destacó que la de Compostela es la primera biblioteca pública que visita y ve finalizada desde que tomó posesión de su cargo el pasado 6 de julio, y en su ubicación actual sustituye a la situada en la Rúa das Ánimas, de la que recibirá parte de sus fondos, según informaron a Efe fuentes de la Consellería de Cultura.

La inversión total del Ministerio en la construcción de la Biblioteca Pública de Santiago es de 9.530.937 euros, que se destinó a la ejecución de la obra y a la adquisición de todo el equipamiento, y su gestión correrá a cargo de la Xunta, en virtud de un convenio con el Ministerio de 1989 por el que ésta se cede al Gobierno autonómico.

El edificio comenzó a construirse en 2003, después de que el Ayuntamiento cediese los terrenos en 1999, un proyecto que Molina consideró "complejo" por las dificultades que entrañaba el solar.

El inmueble tiene un diseño diáfano para facilitar la movilidad de los ciudadanos y que puedan gozar sin molestias de todos los soportes de información que están actualmente en el mercado.

En este centro, además de acceder a todos los fondos, los usuarios podrán asistir a cursos de formación, encuentros con escritores o clubes de lectura y exposiciones.

Molina indicó que está pendiente la puesta en marcha de las instalaciones, que se producirá "en un plazo muy breve" y culminará con el traslado y preparación de los fondos que constituirán las colecciones.

El Ministerio de Cultura transfirió a Galicia el pasado año 1.308.017 euros para dotar de fondos a las bibliotecas públicas, parte de los cuales se destinó a la de Santiago de Compostela, aunque el ministro no indicó el importe exacto.

Durante su intervención, Molina anunció acciones singulares en Galicia, como la construcción de un nuevo archivo histórico provincial en A Coruña y el impulso a los contenidos de la fundación Casares Quiroga, al tiempo que informó de la existencia de conversaciones para construir una nueva biblioteca en Vigo y continuar las obras en la de Ourense.

Por su parte, el presidente de la Xunta destacó el entorno en el que se sitúa la instalación, en el límite entre la ciudad histórica y los nuevos desarrollos urbanísticos.

Pérez Touriño destacó que el centro responde a las crecientes necesidades y exigencias de una ciudad que experimentó una gran transformación en los últimos 25 años con el nacimiento de la autonomía y su consagración estatutaria como capital de Galicia.

El titular de la Xunta dijo esperar que la puesta en marcha de estas instalaciones sirva para incrementar los índices de lectura en la comunidad, que siguen siendo todavía muy bajos, precisó.