Miércoles, 2 de Enero de 2008

Murió a los 103 años Willy Sommerfeld, legendario pianista del cine mudo

EFE ·02/01/2008 - 14:54h

EFE - Fotografía del 14 de abril del 2003 del pianista del cine mudo Willy Sommerfeld al piano en su piso de Berlín, Alemania. Sommerfeld ha muerto en Berlín a los 103 años según informaron hoy miércoles 2 de enero los "Amigos de la Deutsche Kinemathek" en Berlín. Sommerfeld fue testigo de los comienzos del cine.

El legendario pianista del cine mudo Willy Sommerfeld, artífice de la música en filmes míticos de Greta Garbo y Charlie Chaplin, falleció a los 103 años en Berlín, informó hoy la Filmoteca Alemana.

Sommerfeld, quien se había mantenido en activo hasta entrados los cien años y que en 2004 recibió el homenaje de la Berlinale con una Cámara de Oro, falleció el pasado 19 de diciembre, informaron esas fuentes.

El pianista, cuya figura recuperó para el cine la directora Ilona Ziok a través del documental "Der Stummfilmpianist" -"El pianista del cine mudo"-, estrenada en el 2006, era el último entre los grandes de esta especialidad, prácticamente extinguida con la llegada del sonoro.

Nacido el 11 de mayo de 1904 en la ahora polaca Gdansk (que entonces era la ciudad alemana de Danzig), desarrolló su sentido musical desde la infancia a raíz de una larga enfermedad, que un amigo de la familia amenizó tocando el acordeón junto a su cama.

Empezó con el violín, luego se pasó al piano y en los años 20 se trasladó a vivir a Berlín, donde comenzó a poner música en directo a las proyecciones de cine.

De la capital alemana, pasó a una ciudad de provincias, Braunschweig, donde trabajó para una editorial musical y para la orquesta de su teatro municipal, sin dejar de ejercer de pianista para el cine.

En 1933 cayó en desgracia y perdió su empleó por negarse a hacer el saludo hitleriano.

Posteriormente fue rehabilitado y ejerció como pianista, director musical y compositor para múltiples estudios y salas de cine.

La llegado del sonoro no significó su abandono de la especialidad que más le gustaba, sino que en los años 70 recuperó esa práctica, para sesiones especiales de cine mudo en salas alemanas.