Martes, 1 de Enero de 2008

El Año Nuevo más tranquilo

Descienden los altercados, los accidentes y las asistencias sanitarias en la última noche de 2007

PUBLICO.ES ·01/01/2008 - 22:54h

Un rebaño de ovejas tomó ayer una de las vías que atraviesa la Casa de Campo en Madrid. MÓNICA PATXOT.

Pese a las multitudes con exceso de alcohol, los españoles celebraron la llegada del nuevo año con tranquilidad. Ésa fue la tónica de la última noche del 2007. Contra todo pronóstico, la Nochevieja se desarrolló con menos reyertas, intoxicaciones etílicas y accidentes de tráfico que en años anteriores.

Las cifras de algunas de las principales ciudades son un buen espejo de la nueva realidad que se vivió con la entrada del 2008. En Barcelona se vivió una noche "bastante tranquila", según la Guardia Urbana, a pesar de que 60.000 personas ocuparon los diferentes puntos de encuentro de la ciudad como la plaza Catalunya, la Rambla o la plaza de las Glorias.
Las cifras ilustran los hechos: 34 asistencias sanitarias frente a las 137 del último año en Barcelona. Los servicios de limpieza también tuvieron menos trabajo y retiraron 1.200 kilos menos de vidrio. Tampoco hubo incidentes destacables en una noche con una veintena de detenidos por hurtos o agresiones. La concejal de Seguridad y Movilidad, Assumpta Escarp, lo interpretó como una muestra de civismo.

La Guardia Urbana realizó numerosos controles en los accesos al centro de la ciudad: decomisó 3.124 botellas, el triple que el año pasado (425) para evitar incidentes en la Plaça de Catalunya, y 5.755 latas de cerveza, lo que supone un incremento significativo en comparación con las 895 de la Nochevieja del 2006. Por la mañana la música retumbaba aún en las discotecas, pero la ciudad no tardó en recuperar una imagen de normalidad.

56 reyertas en Madrid


En Madrid se registraron 56 reyertas y cuatro personas heridas por arma blanca, ninguna de gravedad. En toda la comunidad, hubo 231 reyertas, frente a las 331 de la Nochevieja anterior.
El descenso del número de heridos por pelea permitió al Samur concentrarse en atender las intoxicaciones etílicas. También aquí el balance es positivo. Frente a las 219 intoxicaciones registradas en 2006 en los pueblos de Madrid, el pasado 31 de diciembre se saldó con 153. Casi un tercio (53) fueron en la capital, según Emergencias. Su servicio telefónico 112 recibió 3.512 llamadas entre las doce de la noche y las nueve de la mañana frente a las 4.567 de 2006.

No obstante, el SAMUR realizó 213 intervenciones, más del doble que en una noche normal. Por su parte, los bomberos salieron en 65 ocasiones, principalmente para apagar incendios en contenedores, pero también para rescatar a atrapados en ascensores. La Policía Municipal sólo actuó 764 veces.

Pese a la tranquilidad, la suciedad empeoró. Los 156 operarios del servicio de limpieza de Madrid recogieron en la Puerta del Sol y las calles adyacentes 25.000 kilos de basura.

Sin altercados en Andalucía

Los andaluces también vivieron las primeras horas sin muchos altercados. Salvo algún foco aislado de vandalismo callejero en Sevilla capital, con la quema de papeleras y contenedores y las molestias de la lluvia de petardos después de las campanadas, la madrugada resultó tranquila para lo servicios de emergencia de la región. Las fiestas y cotillones concluyeron sin novedad a primera hora de la mañana, los andaluces recibieron al nuevo año sin sobresalto alguno.

Ajeno a los festejos, la Policía informó el lunes de la muerte en Sevilla de un indigente de 51 años, tras pasar la noche en el habitáculo de un cajero automático de una oficina bancaria. Al hombre, procedente de Valladolid, le sobrevino la muerte por causas aparentemente naturales, si bien el cuerpo presentaba un fuerte olor a alcohol, según las fuentes.Los vecinos de la oficina bancaria, situada junto a la Plaza de la Encarnación, y los viandantes alertaron a los servicios de Emergencias sobre las ocho y media de la mañana, ya que el propio indigente pidió auxilio por encontrarse mal. El hombre fue atendido por un equipo de Emergencias Sanitarias, que ya no pudo reanimarlo y que certificó su muerte.
La Nochevieja sí tiene un balance trágico al analizar el número de accidentes en carretera. Desde el comienzo del operativo especial de tráfico para las fiestas navideñas el pasado 21 de diciembre, 67 personas han muerto en los 58 accidentes de tráfico registrados en las carreteras españolas. El período con mayor número de muertos se produjo entre las ocho de la tarde del 31 hasta la medianoche, con un total de cinco fallecidos.

El primer bebé, hijo de bolivianos 

Como la San Silvestre pero con bebés. Un año más los servicios de maternidad de todos los hospitales de España se convierten en un maratón de recién nacidos. Se disputan la medalla de traer al mundo al primer bebé del 2008. Este año la victoria fue para el Clínico de Valencia, donde al son de la última campanada, a las doce de la noche en punto del 31 de diciembre nació Luis Ignacio, hijo de un matrimonio boliviano. Sus padres, Patricia Fernández, de 27 años, y Rionir Iriarte, de 32, se inspiraron en un sacerdote valenciano fundador de los jesuitas para ponerle el nombre. Tras el parto, la madre mostró su ilusión porque sea el primer nacido de España en 2008.
También en la Comunidad de Madrid, el primer bebé del año nuevo fue hijo de inmigrantes, de padres brasileños. Se trata de Pablo Enrique, que llegó al mundo a las 00.50 horas en el Hospital de La Paz. Al campeón de 2008, le siguieron otros tres niños nacidos a medianoche en Andalucía, Extremadura y Canarias. Uno de ellos fue una niña, Ainara, que nació en el Hospital Universitario Materno Infantil de Gran Canaria. Los tiempos marcados por los neonatos en la carrera por salir del vientre de su madre estuvieron muy ajustados: las 00.02, 00.04 horas...  

Noticias Relacionadas