Miércoles, 2 de Enero de 2008

El rey visita por sorpresa a las tropas españolas en Afganistán

Fue el monarca quien propuso a Zapatero el viaje, con motivo de su 70 cumpleaños

JUANMA ROMERO ·02/01/2008 - 07:30h

EFE - Don Juan Carlos, durante su visita a las tropas españolas destacadas en la base de Herat, en Afganistán.

El rey acabó 2007, su annus horribilis, con una pequeña satisfacción: visitar por sorpresa a los soldados españoles destacados en Afganistán, agradecerles su coraje y, de paso, llevarse la imagen política del día. Positiva esta vez.

Juan Carlos I salió el domingo, a última hora de la tarde, hacia la base multinacional de Herat. Le acompañaban en el vuelo el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), Félix Sanz. En cinco horas llenó su agenda. Primero pasó revista a las tropas. Después, se dirigió al hospital ROLE2, donde conversó con los tres pacientes que estaban ingresados. Luego, una conexión por radio con el capitán al mando de la Fuerza Reación Rápida desplazada al sur de la provincia. Más tarde, llamada del presidente del Gobierno. Y
emoción al raso cuando el rey presidió la ceremonia de homenaje a los caídos por España.

El rey despachó campechanía ya pasados los actos oficiales. Almorzó con los soldados en el comedor y allí les dejó sus palabras: “Traigo el encargo de toda mi familia de felicitaros, daros las gracias y la enhorabuena. Y os deseo –añadió en el brindis– un muy feliz año 2008, en el que espero que podáis completar vuestra misión con éxito y regresar a España con la satisfacción del deber cumplido”. Alonso se deshizo del protocolo y promovió un “¡Viva al rey!” que fue respondido por todos los soldados.

Por la tarde del lunes, Juan Carlos I se trasladó a Kuwait para pasar la noche. Allí se reunió con el emir del país, el jeque Sabah al Ahmad el Sabah, y tomó unas uvas improvisadas (eran las 22.00, hora española). A las 15.30 de ayer su avión aterrizaba en la base aérea de Torrejón (Madrid).

“Reparto de papeles”

El viaje a Afganistán del rey del lunes hace el número tres. El 5 de enero de 1998, cuando cumplió 60 años, se desplazó a Bosnia-Herzegovina. Y el 29 de mayo de 2002 compartió el Día de las Fuerzas Armadas con los militares en Kosovo.

Fuentes del Gobierno confirmaron ayer a Público que fue el propio rey quien, “hace varias semanas”, planteó a José Luis Rodríguez Zapatero su deseo de pasar unas horas con los soldados españoles en el exterior. El presidente accedió, y acordó con La Zarzuela un “reparto de papeles”. El monarca viajaría en Nochevieja a Afganistán y Zapatero, en enero, a Líbano. “No se ha hecho para limpiar la imagen del rey. Para nada. Él queríair allí con motivo de su cumpleaños”, añaden fuentes del Ejecutivo. Don Juan Carlos cumplirá 70 años este sábado.

El PSOE consideró “muy acertada” la visita a Afganistán. Y para el PP, el rey manifesta “el cariño, el respeto, la admiración y el agradecimiento que el pueblo español profesa a las Fuerzas Armadas”. Antonio Romero (de IU-Andalucía) acusó a Zapatero de “usar” al rey para “avalar la ocupación de Afganistán”.