Martes, 1 de Enero de 2008

Alemania y Francia implantan la ley antitabaco

El sistema federal alemán obliga a que cada estado tenga su propia ley

GUILLEM SANS MORA ·01/01/2008 - 21:29h

Nueve leyes antitabaco entraron en vigor ayer en otros tantos Estados federados alemanes. El sistema federal hace imposible una ley unitaria para todo el país, así que en cada uno de los dieciséis Länder la situación es diferente. En el resto entrarán en vigor en febrero y julio.

Los bávaros, por ejemplo, tendrán que salir todos a la calle para fumar. Los renanos palatinos, en cambio, podrán seguir echándose un pitillo en el interior de los locales de Maguncia hasta que pase el próximo carnaval, por la gran tradición que tiene este "Land" en jolgorios carnavalescos.

En Berlín, ciudad de cafés espaciosos y ajetreada vida nocturna, muchos propietarios de locales se esfuerzan por encontrar soluciones para sus clientes fumadores a partir de las excepciones que prevé la ley, que permitirá fumar en espacios separados sin servicio y "claramente más pequeños" que la habitación principal, menos en discotecas.       

El local Freundeszone, del barrio de Friedrichshain, ha tenido la idea de sumar a sus espacios una cómoda "roulotte" con música e interior forrado de peluche para sus fumadores. Estará a la puerta del local, y el dueño tendrá que desplazarla unos metros cada día obligado por las ordenanzas de aparcamiento.      

En la capital, hasta el 1 de julio no se pondrán multas por fumar (1.000 euros para el dueño del local), así que muchos locales mantendrán sus ceniceros en las mesas hasta entonces.       

Algunos propietarios están dispuestos a gastarse un dineral en la habilitación de un espacio para fumadores. El dueño del Himmelreich invertirá 8.000 euros en una pantalla de cristal y un sistema de ventilación.       

En el Hafen, un minúsculo bar gay del barrio de Schöneberg, el dueño también se ha esforzado por habilitar un "lounge de fumadores" que acaba de inaugurar en una fiesta titulada irónicamente "Smoke - blow in the face". La clientela fumadora puede comunicarse por gestos con la no fumadora a través de unos ojos de buey.       

El ambiente gay ha ideado soluciones que uno no sabe si calificar de divertidas o dudosas. En el Triebwerk, por ejemplo, sólo se podrá fumar en el cuarto oscuro. Cabe preguntarse hasta qué punto cambiará la atmósfera de ese espacio, pensado en realidad para satisfacer vicios no precisamente pulmonares.       

La Asociación de Hoteles y Restaurantes apoya la demanda del propietario de un local de Tubinga ante el Tribunal Constitucional Federal, a pesar de que, a decir de los expertos, tiene pocas posibilidades de éxito. 

Este propietario, Uli Neu, argumenta en su demanda que la caja de su local fue entre agosto y noviembre de 2007 un 30 por ciento más magra de lo habitual. En Baden-Württemberg la ley antitabaco entró en vigor ya en julio pasado.

Hay restauradores cabreados con las nuevas leyes. Habrá que ver qué pasa en Múnich el próximo octubre, en la fiesta de la cerveza.

Peter Schottenhamel ha amenazado con subir el precio de la jarra de cerveza para financiar a los "cazafumadores" de las fuerzas del orden que serán necesarios para pillar a los viciosos en carpas con capacidad para 8.000 personas.

La jarra de cerveza (un litro) costó en la última fiesta de octubre 7,90 euros. En Baviera, la multa a un cliente por fumar es de sólo 5 euros.

También Francia comenzó ayer a aplicar su ley antitabaco. Desde ayer, fumar en bares, restaurantes, hoteles, discotecas y casinos estará prohibido. "Todo el mundo tiene derecho a vivir en un aire sano", argumentó la ministra de Sanidad, Roselyne Bachelot, al rechazar moratorias o ajustes pedidos por el sector de la restauración, especialmente los 20.000 estancos-bares o cafeterías que venden tabaco.