Martes, 1 de Enero de 2008

Ibarretxe, dispuesto a ir hasta el final

El lehendakari convocará la consulta popular para el 25 de octubre de este año

GUILLERMO MALAINA ·01/01/2008 - 19:37h

EFE - El lehendakari, Juan José Ibarretxe, durante su alocución de fin de año.

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, aprovechó su mensaje de fin de año para asegurar que 2008 será “trascendental” para abrir un nuevo proceso que desemboque en la paz y la normalización política de Euskadi. Y la “llave” para ello, advirtió, será la consulta popular prevista en su hoja de ruta para el 25 de octubre: “Será la sociedad vasca la encargada de poner en marcha el reloj”.

En su mensaje a la ciudadanía para despedir el año, el lehendakari quiso transmitir su absoluto convencimiento de que Euskadi se encuentra a las puertas de un “nuevo ciclo histórico para construir un futuro de convivencia”.

Esa nueva era se asienta sobre tres pilares: la paz, el diálogo y el derecho a decidir del pueblo vasco. “La paz es nuestro principal anhelo”, subrayó, tras lamentar que 2007 haya finalizado con una sensación de “frustración” por la ruptura de la tregua por parte de ETA: “Con sus dramáticas secuelas de atentados, nos ha vuelto a amargar la Navidad”.

A partir de ahí, Ibarretxe trenzó un discurso inspirado por la “esperanza”, porque “ni ETA ni nadie van a conseguir arrebatarnos la esperanza de salir definitivamente del túnel de la violencia y encontrar una solución pacífica y democrática al conflicto político”. En defensa del díálogo, “el segundo pilar de nuestra convivencia”, volvió a cuestionar la espiral política de los últimos meses, marcada por un eventual proceso para la ilegalización del Partido Comunista de las Tierras Vascas y de Acción Nacionalista Vasca, la resolución condenatoria para casi medio centenar de personas en el macrosumario 18/98, o la causa judicial que amenaza con sentarle a él y a los dirigentes socialistas Patxi López y Rodolfo Ares en el banquillo por haberse reunido con representantes de Batasuna durante el frustrado proceso de paz.

Sin citar ninguna de estas cuestiones, manifestó que, “sinceramente”, no cree “en una solución basada en la no aplicación de todos los derechos humanos a todas las personas, a los presos también”. “No creo –añadió– en una solución basada en el recorte de derechos civiles y políticos, en la exclusión de una parte de la sociedad vasca [...]. Y estoy dispuesto a llevar este compromiso [con el diálogo] hasta sus últimas consecuencias”.

La sociedad parará a ETA

Desde este posicionamiento, reiteró su oferta al presidente del Gobierno para alcanzar un acuerdo. “No la voy a retirar ni antes ni después de las elecciones de marzo”, afirmó para, acto seguido, enviar un avusi que ya había hecho explícito en otras ocasiones: “Si la oferta de diálogo se rechaza, no nos quedaremos de brazos cruzados, seguiremos adelante”.

El lehendakari lanzó esta advertencia convencido de que no hay otro camino para desbloquear la actual situación y avanzar hacia un proceso que traiga la paz definitiva y la solución del “conflicto político vasco”. “La sociedad vasca va a empujarnos [en la consulta] a todos: va a obligar a ETA a parar definitivamente y, también, nos va a exigir a los partidos políticos que abandonemos la crispación y abramos un proceso de diálogo para alcanzar un acuerdo democrático”, señaló Ibarretxe.

 

PSOE Y PP REPRUEBAN EL DISCURSO

BILBAO // El discurso de Juan José Ibarretxe en Nochevieja volvió a encontrarse a populares y socialistas. Para el portavoz del PSE, Rodolfo Ares, el mensaje del lehendakari “cansa y aburre” porque responde sólo a sus “obsesiones autodeterministas”, buscando “acumular fuerzas nacionalistas”. Además, sus “guiños” a Batasuna generan “falsas expectativas” a la sociedad vasca, haciéndole creer que su consulta acabará con ETA.

El PP replicó de forma más contundente, aunque el argumento de Leopoldo Barreda incidió en la misma idea. El portavoz de los populares habló de “disco rayado”, de un “discurso vacío” que persigue “legitimar a ETA”. El lehendakari, siguió Barreda, “sigue empeñado en cerrar filas con ETA-Batasuna, en una huida permanente hacia adelante”. Íñigo Urkullu, nuevo líder del PNV, y Ezker Batua, socios del tripartito, despedazaron lógicamente ese razonamiento. Ibarretxe, dijeron, se compromete con el diálogo y la normalización política.

Debut de la kale borroka

El cambio de año comenzó con la violencia callejera. A las 00.30 de ayer varias personas arrojaron cócteles molotov contra la sede del PNV de Zumarraga (Guipúzcoa). A las 3.45, en Vitoria, un grupo de encapuchados atacó la Subdelegación del Gobierno. Los dos actos de kale borroka no dejaron grandes daños.