Martes, 1 de Enero de 2008

Un bebe de padres bolivianos, primer niño nacido en España en 2008

EFE ·01/01/2008 - 18:53h

EFE - Luis Ignacio, el primer niño nacido en España este año, reposa junto a su madre, Patricia, en el Hospital Clínico de Valencia.

El primer niño nacido en España este año, que llegó al mundo en el Hospital Clínico de Valencia con las primeras campanadas de 2008, es hijo de un matrimonio boliviano y le han puesto de nombre Luis Ignacio, Luis, en honor a un sacerdote valenciano e Ignacio, en recuerdo del fundador de los jesuitas.

Sus padres, Patricia Fernández, de 27 años, y Rionir Iriarte, de 32, proceden de la región de Cochabamba y residen en Valencia desde hace tres años.

El padre, Rionir Iriarte, que ha trabajado de albañil, mientras que la madre, Patricia, se dedica a cuidar a personas mayores, viven en la barriada de Benimámet.

El padre del pequeño, mostró su satisfacción por el hecho de que su hijo sea el primer niño que nace en España en 2008 y por el buen estado de salud tanto de su hijo como de su esposa tras el parto.

Por su parte, Patricia Fernández, madre del bebé, ha asegurado que nació tras la última campanada, pero que ella no lo advirtió, porque estaba concentrada en el nacimiento de su hijo.

Ha señalado que le hace mucha ilusión que sea el primer nacido en España, y ha afirmado que tanto a ella como a su marido les han tratado muy bien y "al niño más".

En la provincia de Alicante, el primer niño ha nacido en el Hospital de Elche a las 1.15 horas y se trata de una niña de padres argentinos que se llama Nicole y que pesó 3,7 kilogramos.

En declaraciones a Efe, la madre, Soledad Otero, de 27 años, ha explicado que es la primera hija que tiene con su pareja, el también argentino Marcelo Saucedo, de 23, y que ambos tienen un piso en Elche.

Ella, que procede de la región de Rosario, vive en la ciudad ilicitana desde hace siete años y el padre, originario de Buenos Aires, desde hace cinco, y ambos se conocieron a través de amigos comunes en Elche.

Otero ha indicado que trabaja como operaria de una fábrica de calzado mientras que su pareja está contratado en un lavadero, y ha manifestado que se sienten "muy felices" de su primer descendiente y de vivir en Elche.