Martes, 1 de Enero de 2008

El Papa defiende la familia cristiana en su misa de año nuevo

Afirma que el matrimonio cristiano entre hombre y mujer es "la principal agencia de paz". A la celebración asistieron casi 400.000 personas menos que el año pasado. 

EFE ·01/01/2008 - 16:22h

En los últimos momentos del 31 de diciembre del 2007 el Papa bendice a los fieles en la Basílica de San Pedro al finalizar el tradicional Te Deum de Fin de Año. EFE

El Papa cree que la familia es "la principal agencia de la paz" en el mundo, según ha destacado hoy tanto en su primera misa del año 2008, como en su sermón del Ángelus y en un mensaje difundido con motivo de la celebración Jornada Mundial de la Paz.

Joseph Ratzinger señaló de esa forma la que será una de las principales guías de la Iglesia Católica para el año que acaba de comenzar, la defensa de la familia tradicional, es decir, la formada por el matrimonio entre un hombre y una mujer.

El Pontífice celebró primero una misa en el interior de la Basílica de San Pedro, con la que empezó sus actos públicos en el Vaticano, a los que el año pasado acudieron 3.222.820 fieles, lo que supone 392.720 menos que en 2006, según datos facilitados el pasado fin de semana por la Prefectura de la Casa Pontificia.

Después, rezó el Ángelus asomado al balcón de su apartamento desde el que felicitó el año a los miles de peregrinos y turistas que se congregaron en la Plaza de San Pedro.

Benedicto XVI censuró a "quien, incluso inconscientemente, obstaculiza la institución familiar", ya que "hace frágil la paz en la comunidad, nacional e internacional". Y ello, porque la familia tradicional es, en su opinión, "la principal agencia de la paz".

"La familia es la primera e insustituible educadora de la paz. No ha de sorprender, pues, que se considere particularmente intolerable la violencia cometida dentro de ella", se lee en el mensaje.

"Densas nubes" sobre la humanidad 

En el documento, Ratzinger también advierte de la existencia de "densas nubes" sobre el futuro de la humanidad. Esas nubes nacen de los conflictos existentes, como los de Oriente Medio; de la carrera de armamentos, especialmente la nuclear; y de la destrucción del medio ambiente, en el que vive la "familia humana".

Para el Papa, "vastas regiones del planeta están envueltas en tensiones crecientes, mientras que el peligro de que aumenten los países con armas nucleares suscita en toda persona responsable una fundada preocupación".

Tras subrayar los conflictos de África y a Oriente Medio, el Pontífice denuncia en el mensaje "un aumento del número de Estados implicados en la carrera de armamentos" y resalta que, incluso, "naciones en vías de desarrollo destinan una parte importante de su escaso producto interior bruto para comprar armas".

Por esos motivos, Benedicto XVI llama para que, "en tiempos tan difíciles", se movilicen "las personas de buena voluntad" y lleguen "a acuerdos concretos con vistas a una eficaz desmilitariación, sobre todo en el campo de las armas nucleares".

El Papa exhorta, además, a los gobernantes para que reanuden las negociaciones" de cara "al desmantelamiento progresivo y concordado de las armas existentes".

Sobre el medio ambiente, Ratzinger asegura que se ha de proteger porque "ha sido confiado al hombre para que lo cuide y lo cultive con libertad responsable, teniendo siempre como criterio orientador el bien de todos", comenta el Pontífice.