Martes, 1 de Enero de 2008

Lotina cree que era necesario "echar el freno de mano en las celebraciones"

EFE ·01/01/2008 - 17:06h

EFE - El técnico del Deportivo de La Coruña, Miguel Ángel Lotina, da instrucciones a sus jugadores durante un partido de la Liga.

Miguel Angel Lotina, entrenador del Deportivo de La Coruña, reconoció que, por la delicada situación del equipo en la Liga y por el compromiso de Copa del Rey de mañana ante el Espanyol, pidió responsabilidad a sus jugadores a la hora de celebrar el inicio del año 2008.

"Les dije a los jugadores que por la Copa y por la situación en Liga tuvieran respeto por ellos, por los compañeros que se cuidan y por la afición. Teníamos que echar un poco el freno de mano en las celebraciones y hemos hecho hincapié en su responsabilidad y su compromiso", comentó el preparador blanquiazul.

Lotina aseguró que el cambio de planes en la primera sesión de entrenamiento del año, que estaba programada para la tarde y se celebró por la mañana, no se debió a un castigo a sus futbolistas por estar en puestos de descenso.

"Hay un partido de Copa que es importante y es un torneo en el que nos podemos quedar en la calle. Si nos ganan porque lo hacen bien es cosa del fútbol, pero no puede pasar porque no nos hayamos cuidado o no hayamos preparado bien el partido", declaró.

El técnico, que confirmó que ante el Espanyol va a repetir el equipo que empató a un gol en Montjuic con dos cambios, explicó cómo vio a sus jugadores en el arranque del año 2008, respecto al que deseó que sea mejor que 2007 "en todos los aspectos".

"A algún jugador le miraba a los ojos y quitaba la vista. Eso es de alguna copita de más, pero tampoco nada importante. A algún periodista le pasa lo mismo", bromeó el entrenador vasco en su comparecencia ante los medios de comunicación.

Lotina afirmó que, aunque para su equipo "lo importante" es la Liga, el Deportivo intentará seguir adelante en la Copa del Rey, y matizó que no especulará con el 1-1 conseguido en el partido de ida, que daría la clasificación a los gallegos si mantienen la portería a cero.