Martes, 1 de Enero de 2008

Musharraf mantiene la incertidumbre sobre las elecciones

EFE ·01/01/2008 - 11:13h

EFE - Seguidores de Benazir Bhutto en un homenaje ayer en Lahore.

El régimen de Pervez Musharraf decidió hoy mantener la incertidumbre sobre las elecciones legislativas del día 8, pese a que las filas del partido de la asesinada Benazir Bhutto amenazaron con una campaña de desobediencia civil si son pospuestas.

Aunque sólo queda una semana para la cita aún oficial con las urnas, Musharraf optó por sus habituales tácticas dilatorias mientras distintas fuentes oficiosas daban por sentado que los comicios no podrán celebrarse hasta febrero.

La Comisión Electoral decidió posponer por segundo día consecutivo su anuncio oficial sobre si mantiene o pospone los comicios, que hoy relacionó con la necesidad de efectuar consultas con los distintos partidos políticos.

El secretario de la Comisión, Kanwar Mohammad Dilshad, dijo a la prensa que el organismo electoral quiere informar a los partidos de "las circunstancias que prevalecen en el país" tras los disturbios que siguieron al atentado contra Bhutto.

Según Dilshad, harían falta entre 10 y 12 semanas para completar preparativos electorales, tras la destrucción de sedes y material electoral ocurrida durante los disturbios.

El secretario explicó que las consultas se efectuarán por teléfono y permitirán a la Comisión tomar su decisión final mañana a mediodía, "teniendo en cuenta la opinión predominante entre los partidos políticos".

El PPP amenazó anoche con una campaña de desobediencia civil si los comicios son pospuestos, mientras fuentes de la Comisión filtraban a la prensa que se planteaban dejarlos hasta la tercera semana de febrero. Hoy otras fuentes del organismo citadas por el canal Dawn mencionaban la fecha del 11 de febrero.

"Queremos las elecciones en la fecha prevista", exigió hoy la secretaria de Información del PPP, Sherry Rehman, quien juzgó que el aplazamiento sería una maniobra para evitar un descalabro de la gubernamental Liga Musulmana-Q (PML-Q) tras la "trágica muerte" de Bhutto en un atentado el 27 de diciembre.

Para Rehman, los problemas técnicos a los que alude la Comisión para sugerir un aplazamiento de las elecciones se pueden solventar en horas y no son más que una "excusa para escapar de unas elecciones en las que popularidad de la Liga gobernante está bajo seria amenaza".

El PPP "se resistirá" a un aplazamiento electoral, añadió la fuente, que explicó que el partido decidirá su futura estrategia en la reunión que tiene prevista mañana en la casa familiar de los Bhutto en Naudero (provincia sudoriental de Sindh).

Pero la Liga de Sharif ya ha empezado a dar señales de que puede aceptar otra fecha.

Del mismo modo, EEUU dio anoche un beneplácito indirecto a un posible aplazamiento, al declarar el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Tom Casey, que si las elecciones "se pueden celebrar de manera segura y positiva el 8 de enero, entonces eso es lo que probablemente debería de ocurrir".

"Nos gustaría mucho que haya una fecha clara para que los paquistaníes puedan elegir a su nuevo Gobierno", añadió Casey.

Las elecciones "deberían tener lugar lo más pronto posible", dijo por su parte el secretario de Información de la Liga Musulmana-N (PML-Q) del ex primer ministro Sharif, Ahsan Iqbal.

Iqbal reiteró no obstante las "reservas" de su partido ante una convocatoria electoral que, en su opinión, no puede ser transparente bajo mando de Musharraf y volvió a reclamar su dimisión y la formación de un "Gobierno de unidad nacional" encargado de organizar unos comicios libres y justos.

"Si después de la tragedia de la muerte de Benazir Bhutto tenemos unas elecciones controvertidas, sería una receta para el desastre en Pakistán", advirtió.

Y añadió: "no tenemos ninguna duda de que será controvertidas si si celebran bajo mandato de Musharraf".