Martes, 1 de Enero de 2008

El presidente de la comisión de investigación cree raro que nadie conociera el fraude en 15 años

EFE ·01/01/2008 - 14:39h

EFE - Julio Astudillo, presidente de la comisión de las Juntas Generales de Guipúzcoa que investiga las posibles responsabilidades políticas del caso de la Hacienda de Irún.

Julio Astudillo, presidente de la comisión de las Juntas Generales (JJGG) de Guipúzcoa que investiga las posibles responsabilidades políticas del caso de la Hacienda de Irún, ha opinado hoy que "parece raro que en quince años nadie estuviese al tanto" de este presunto fraude.

Según la denuncia del fiscal, esta supuesta estafa en la que se encuentran imputadas cinco personas, entre ellas el ex director de la oficina de la Hacienda de Irún José María Bravo, consistía en el cobro de cantidades a contribuyentes morosos que posteriormente no eran ingresadas en las arcas forales.

En una entrevista concedida a Efe, Astudillo (PSE/EE) aclara que ninguno de estos inculpados ha desempeñado cargos políticos, motivo por el que, "desde el punto de vista de las responsabilidades políticas", le interesa "más" investigar lo que hay en la sede de la Hacienda foral de Errotaburu o el palacio de la Diputación, que la cárcel de Martutene, donde se encuentra preso José María Bravo.

Astudillo destaca además la importancia de que los ciudadanos sepan distinguir en este caso entre responsabilidades políticas y penales, e insiste en que la investigación que desarrolla el órgano que preside "no supone una instrucción paralela ni una segunda instrucción" alternativa a la que se lleva en los tribunales.

El dirigente socialista explica que la comisión, ante la que ya han sido citados los dos imputados que eran funcionarios de la Hacienda foral, José María Bravo y Pilar Gracenea, aún está empezando su labor y por lo tanto todavía no cuenta con "datos suficientes como para determinar responsabilidades", algo que, según augura, "se verá al final de la investigación".

En cualquier caso, Astudillo considera que existe aún "un amplio campo por investigar en el ámbito del control interno a través de las auditorías", pues "parece que algún mecanismo de control de la Diputación ha fallado para que estas irregularidades hayan podido ocurrir no como un hecho puntual, sino a lo largo del tiempo".

Avanza asimismo que los traslados de expedientes de la oficina de Hacienda de Eibar a la de Irún que supuestamente se produjeron será "uno de los temas claramente a investigar" por la comisión.

El procurador socialista destaca la ayuda que está prestando en este caso el departamento de Hacienda, antes en manos del PNV y actualmente gestionado por EA, y que "es una pieza clave en esta investigación".

"Estoy convencido -añade Astudillo- de que su colaboración va a ser total con la comisión, porque también al departamento de Hacienda le interesa aclarar la verdad política para mejorar su imagen actual" y "abrir una nueva etapa", porque su "autoridad moral" en estos momentos "está deteriorada".