Martes, 1 de Enero de 2008

El retraso al buscar el embarazo subió un 15% los tratamientos de fertilidad en las clínicas en 2007

EFE ·01/01/2008 - 14:20h

EFE - El presidente de la Asociación de Centros de Reproducción Asistida (ANACER) y del Instituto Bernabéu de Alicante, Rafael Bernabeu, durante una entrevista con Efe.

La tendencia a retrasar a después de los 35 años la búsqueda del embarazo ha causado que las clínicas privadas españolas de reproducción asistida hayan cerrado 2007 con, aproximadamente, un aumento del 15 por ciento en el número de tratamientos de fecundación "in vitro" (FIV).

Este dato ha sido ofrecido en una entrevista concedida a Efe por el presidente de la Asociación de Centros de Reproducción Asistida (ANACER) y del Instituto Bernabéu de Alicante, Rafael Bernabeu, que representa a veintitrés de las principales clínicas españolas.

Durante el año que acaba de terminar, estos centros han sometido a unas 7.000 pacientes a unos 10.000 ciclos o tratamientos de FIV, 1.500 más que durante 2006.

Como principal motivo, el presidente cree que "cada vez se retrasa más la edad para buscar el embarazo", lo que provoca que "muchas parejas que en su momento no hubieran necesitado ayuda médica porque la fertilidad era máxima, a partir de los 35 precisen de atención".

Ha recordado que durante siglos y hasta hace unas décadas el modelo social era tener el primer hijo a los 24 años y que ahora la media se ha retrasado hasta los 31, tendencia que aumenta y que va "en contradicción con la fertilidad".

Según Bernabeu, sobre todo a partir de los 35 se experimenta una "rápida pérdida de la fertilidad" que se traduce en que las posibilidades de éxito caen "a una velocidad espantosa".

Otros factores que han contribuido a aumentar los ciclos de FIV son el incremento de la población española y el cambio social asociado a un crecimiento de las familias monoparentales, principalmente de mujeres solas que quieren tener un hijo.

También la mayor demanda de las parejas extranjeras "llegadas a España con el exclusivo objetivo de someterse a un tratamiento de fecundación "in vitro" porque en sus países la ley no se lo permite".

Según Bernabéu, la legislación española es "bastante permisiva" y, a diferencia de otros países, permite el embarazo de mujeres solteras, parejas homosexuales o no casadas, y también prevé técnicas de diagnóstico preimplantacional para detectar enfermedades hereditarias antes de transferir el embrión, muy restringidas en otros lugares.

Por nacionalidades, esta "migración reproductiva" la siguen, principalmente, italianos -Italia ha pasado de carecer de norma a tener "una de las más restrictivas"-, ingleses, alemanes, suizos, austríacos, holandeses, belgas y franceses, que "suelen someterse a los tratamientos aprovechando las vacaciones de verano".

En cuanto a las técnicas que experimentan una mayor demanda por parte de los clientes están la conservación de espermatozoides y la vitrificación congelación de ovocitos, opción esta última aconsejable cuando la mujer desea aplazar el embarazo más allá de los 40.

Estos adelantos van a provocar, en opinión del presidente de las clínicas, un "cambio sociológico importante", ya que, por ejemplo, permitiría "tener hijos con segundas parejas a una mayor edad".