Archivo de Público
Miércoles, 14 de Julio de 2010

Gerda y Endre: amor, arte y adversidad

·14/07/2010 - 12:08h

Gerda Taro - Bajo el seudónimo de Robert Capa se encontraba el nombre de Endre Friedmann, que acabó mimetizado con la identidad del conocido reportero gráfico hasta el punto de no ser posible imaginar que se trataba de un apelativo ficticio. Al menos con esa intención nació: firmar las fotografías con un nombre estadounidense para poder cobrarlas a un precio más elevado, ocultando así el origen judío del autor de las mismas. Pero Endre no urdió solo la trama que le convirtió en uno de los mejores periodistas gráficos del sigo XX. Fue su pareja, Gerda Taro, que pasó muchos años a la sombra de su éxito, quien le ayudó a construir el personaje y gracias a la cual se comprende mejor la genialidad de toda la obra. Juntos recorrieron algunos de los principales conflictos bélicos del siglo XX como testigos de excepción, dejando su legado como mejor prueba de la memoria de las víctimas. La fotografía es un retrato de Endre, realizado por Gerda en el frente de Segovia, durante la guerra civil.


Robert Capa - Muerte de un Miliciano. Probablemente, la fotografía más conocida de Capa y al mismo tiempo su obra maldita, ya que nunca quiso hablar de ella. Como muchas piezas de arte excepcional, está rodeada de leyendas sobre cómo llego a retratar al joven soldado en el momento clave.


Gerda Taro - El papel de la mujer republicana en la guerra civil española tuvo una especial importancia en tanto que muchas de ellas sostuvieron el ánimos de los combatientes desolados por la incipiente derrota; otras como Rosario Dinamitera desempeñaron una función clave en el frente, y sobre todo, las mujeres asumieron las bases de las organizaciones políticas de izquierdas tras perder la guerra. En la fotografía (Entrenamiento de una miliciana) Gerda Taro supo captar el espíritu de implicación en la causa de estas mujeres.


Robert Capa - El rostro de estas personas que tras finalizar la guerra civil pusieron rumbo hacia el exilio indefinido, dan cuenta del horror vivido, de la desesperanza y del sentimiento de derrota y miedo. Robert Capa, impregnado del espíritu romántico con el que llegaron a España miles de brigadistas para lucha por la república, supo desarrollar esa sensibilidad especial con la que se retrató para siempre como testigo de la barbarie.


Robert Capa - El foto periodismo alcanzó su mayoría de edad con los acontecimientos bélicos. Capa estuvo en alguno de los frentes de la II guerra mundial, curtiéndose en la batalla y captando los mayores horrores de la humanidad con su Kodak Brownie. Así consiguió convertirse en uno de los mejores reporteros gráficos del siglo XX. En esta pieza se refleja a un soldado abatido por francotiradores alemanes en la II guerra mundial.


Gerda Taro - Gerda, esa mujer perspicaz, alegre, vivaracha y militante de las causas justas, hizo retratos de soldados buscando en ellos algún resquicio de felicidad que pudieran tener, olvidando un poco la dinámica del campo de batalla. En la fotografía se muestran algunos integrantes del cuerpo de marines británicos durante la II guerra mundial.


Gerda Taro - La fotografía de ese muchacho con el uniforme de la Federación Anarquista Ibérica, pertenece a la serie sobre la guerra civil realizada por Gerda. No hace tanto que se descubrió su autoría sobre unas obras hasta entonces atribuidas exclusivamente a Robert Capa. Por desgracia, su prematura muerte mientras cubría la Batalla de Brunete en 1937, truncó la prometedora carrera de la joven como periodista gráfica.