Archivo de Público
Martes, 13 de Julio de 2010

Reforma de salud británica pone a médicos a cargo de los fondos

Reuters ·13/07/2010 - 12:06h

Por Tim Castle

La nueva coalición de Gobierno británica, que busca reducir un déficit fiscal récord, anunció una radical reforma de su amplio servicio de salud.

La reorganización del sistema público de salud más grande del mundo trasladará una fuerte responsabilidad a los médicos de familia, sobre quienes recaerá la mayor parte del presupuesto de 110.000 millones de libras (165.000 millones de dólares).

La medida tendrá un impacto negativo sobre miles de empleados del Servicio Nacional de Salud (NHS por su sigla en inglés), cuyos empleos serán eliminados para reducir la burocracia y ahorrar dinero.

La reestructuración del NHS es políticamente sensible y llega luego de una serie de propuestas similares que han tenido resultados ambiguos.

El opositor partido Laborista, derrotado en mayo luego de 13 años en el poder, dijo que la coalición de centroderecha formada por los conservadores y los liberales demócratas estaba haciendo una "gran apuesta" al dar a los médicos el control de miles de millones de dólares de los contribuyentes.

El NHS, fundado en 1948 con la promesa de "brindar un servicio de salud desde la cuna hasta la tumba", tiene una posición única en la sociedad británica.

Su principio de universalidad más allá de la posición socioeconómica sigue gozando de una popularidad casi total y se mantiene sin cambios en el marco de la última reorganización.

La coalición de Gobierno quiere preservar al NHS de los profundos recortes que se están realizando en otras áreas del Gobierno para enfrentar un déficit fiscal de alrededor del 11 por ciento del PIB.

REFORMAS ESTRUCTURALES

El secretario de Salud, Andrew Lansley, se está concentrando en reformas estructurales que dice mejorarán los resultados de los pacientes y permitirán ahorrar dinero en una época de recursos limitados.

El funcionario quiere que los pacientes puedan usar información acerca de la calidad de los diferentes hospitales y consultores para que puedan elegir el mejor tratamiento.

Más de 150 autoridades locales de salud en Gran Bretaña, conocidas como fundaciones de cuidados primarios, o PCT, serán eliminados, junto con 10 organismos regionales más grandes.

Gran parte de los 80.000 millones de libras del presupuesto que actualmente gastan las PCT serán delegados a los médicos de familia o a los médicos clínicos, que trabajarán en conjunto con servicios de salud locales, muchos de los cuales eran previamente administrados por las autoridades despedidas.

Aunque su presupuesto está protegido, el servicio aún necesita ahorrar dinero para financiar las crecientes demandas de una población que envejece y los nuevos tratamientos.

El NHS, que tiene 1,7 millones de empleados en Gran Bretaña, dice que sólo el Ejército de Liberación del Pueblo Chino, la cadena de supermercados Wal-Mart y los ferrocarriles indios emplean a más personas.