Martes, 1 de Enero de 2008

La hipótesis sobre Emmanuel y el anuncio de FARC dejan en el limbo la liberación de los cautivos

EFE ·01/01/2008 - 01:28h

EFE - El ex presidente de Argentina, Néstor Kirchner (2d), es visto junto al canciller argentino, Jorge Taiana (i); y el embajador argentino en Colombia; Martín Balsa (d), antes de una rueda de prensa que ofreció el presidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez, tras finalizar una reunión que mantuvo con los delegados de siete países y representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja, en la Base Aérea Apiay de la ciudad colombiana de Villavicencio.

Una revelación del presidente colombiano, Álvaro Uribe, sobre el posible paradero de Emmanuel, el niño nacido en cautiverio que las FARC prometieron liberar, y el anuncio de esa guerrilla de que aplazó la entrega de los cautivos, dejaron hoy en el limbo la operación humanitaria ideada por el Gobierno de Venezuela.

Los delegados de siete países garantes y del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que esperaban desde hace cuatro días que las FARC entregaran las coordenadas para recoger a Clara Rojas, a su hijo y a la ex congresista Consuelo González de Perdomo en algún lugar del país, fueron sorprendidos hoy con sendos anuncios de Uribe y de su homólogo venezolano, Hugo Chávez.

Las FARC anunciaron el pasado 18 de diciembre que liberarían a las tres personas, que entregarían a Chávez o a una persona designada por él, pero después de esperar en vano varios días las coordenadas del lugar donde se produciría la entrega, el presidente venezolano anunció hoy el aplazamiento de la llamada "Operación Emmanuel".

Chávez dijo en Caracas que había recibido una carta en la que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) argumentan que no entregan a los secuestrados debido a "intensas operaciones" militares en la zona donde están los cautivos, al tiempo que acusó a su homólogo colombiano de "dinamitar" la liberación de rehenes.

"Insistir ahora sería poner en peligro" la vida de los rehenes y también de los guerrilleros designados para ejecutar la entrega de esas personas, dijeron las FARC en una misiva leída por Chávez a la televisión oficial venezolana.

Minutos después, Uribe dijo a periodistas y a los delegados internacionales que viajaron a Villavicencio, centro del país, que las FARC no cumplen lo prometido porque no tienen a Emmanuel que, según investigaciones del Gobierno, estaría en Bogotá al cuidado de un organismo oficial.

Uribe dijo en la Base Aérea de Apiay, vecina a Villavicencio, que las autoridades investigan si un menor de tres años y seis meses de edad que está en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) es Emmanuel.

"Las FARC no han cumplido el compromiso de liberar a los secuestrados porque no tienen en su poder al niño Emmanuel", manifestó el presidente, quien dijo que al menor que se cree es el hijo de Clara Rojas se le hicieron pruebas de ADN que esperan contrastar con la información genética sus parientes.

Según Uribe, la hipótesis de que las FARC no tengan a Emmanuel le fue planteada hoy en Villavicencio al canciller venezolano, Nicolás Maduro, para que se la comunique a Chávez, y también se la transmitió a los garantes de la operación.

Agregó que el menor que se cree que podría ser Emmanuel fue entregado el 16 de junio de 2005 en la regional del ICBF en San José, capital del departamento selvático del Guaviare, con el nombre de Juan David Gómez Tapiero, en precarias condiciones de salud.

Entretanto Chávez, que interrumpió sus declaraciones para oír en directo las de su homólogo colombiano, reanudó la entrevista telefónica a la televisión y puso en duda la hipótesis sobre el niño.

Se preguntó "por qué" Uribe habló "ahora y en Villavicencio" de esa hipótesis, sin más comprobaciones, aunque agregó que "ojalá fuera cierto".

En la misma intervención en la Base de Apiay, Uribe reiteró las garantías de seguridad para la liberación de los secuestrados y dijo que su Gobierno autoriza un corredor de seguridad "sin presencia militar activa" en la selva para que las FARC entreguen a los rehenes a una comisión internacional.

"Acabamos de aceptar ante los delegados humanitarios y el canciller de Venezuela que se cree un corredor para facilitar que las FARC trasladen a los secuestrados" desde el sitio de cautiverio hasta el lugar donde serán liberados, dijo Uribe, quien calificó de "cínica" y "mentirosa" la versión de las FARC sobre supuestas operaciones militares.

Chávez también respondió al anuncio de Uribe del corredor humanitario y dijo que no responde a su petición de un cese el fuego para permitir la entrega de los secuestrados.

Antes de su intervención, el gobernante colombiano se había reunido en Villavicencio con Maduro y los garantes internacionales, entre ellos el ex presidente argentino Néstor Kirchner, para hablar sobre el proceso de liberación.

Uribe reiteró que el grupo insurgente tiene un "comportamiento de engaño, de mentira" e insistió en que su Gobierno da todas las facilidades" para llevar a cabo esta operación.

Cedió la palabra al general Freddy Padilla, comandante de las Fuerzas Militares, quien indicó el sitio donde las FARC tienen a los rehenes está en el departamento del Guaviare (sureste) y certificó que "allí puede haber presencia del Estado colombiano", pero "en esa área general no ha habido combates".