Archivo de Público
Viernes, 2 de Julio de 2010

Más de la mitad de clínicas fertilidad en EEUU congelan óvulos

Reuters ·02/07/2010 - 15:29h

Por Lynne Peeples

Dadas las bajas tasas de éxito, muchas clínicas de fertilidad se resistieron a congelar y almacenar óvulos hasta que la mujer quisiera usarlos. Pero ante la creciente demanda y los mejores resultados, más de la mitad de los centros en Estados Unidos comenzarán a hacerlo.

Las mujeres que están a punto de recibir ciertas terapias oncológicas son las que más usan esa opción, que existe desde hace 20 años. Ahora, dos de cada tres clínicas que congelan óvulos la ofrecerán a aquellas que simplemente quieran preservar su fertilidad mientras postergan la maternidad.

"Es un seguro contra el reloj biológico", dijo la doctora Briana Rudick, de la University of Southern California, en Los Angeles. "Permite que una mujer sea su propia donante de óvulos, si aún no encontró a la persona ideal o no pudo formar una familia", agregó.

Su equipo realizó una encuesta en 282 clínicas en Estados Unidos, de las cuales 143 congelaban óvulos. El 25 por ciento respondió que ofrecerá el servicio próximamente y, el resto, que no lo haría por falta de demanda.

Pero no todas las clínicas que congelan óvulos brindan el procedimiento a todas las mujeres. El equipo halló que un tercio lo ofrecía sólo a las pacientes oncológicas, o como alternativa a los embriones congelados para aquellas que intentan con la fertilización in vitro (FIV).

Y mientras que en dos tercios de los establecimientos la opción era electiva, en no más de un tercio era para mayores de 40 años.

Aun así, su aceptación está creciendo rápidamente, según publicó Fertility and Sterility.

En los centros estudiados, el procedimiento permitió alcanzar una tasa de embarazo del 39 por ciento, lo que, por lo menos en las mujeres más jóvenes, es similar a la proporción que se logra con embriones congelados.

De acuerdo a Rudick, la tasa de embarazos con óvulos congelados se está acercando a la de la FIV con óvulos frescos.

El congelamiento de óvulos, incluidos los medicamentos, el procedimiento y el almacenamiento, cuesta entre 10.000 y 12.000 dólares, precisó la autora.

En cambio, cada ciclo de FIV, es decir, la obtención, el cultivo y la transferencia de óvulos, cuesta entre 12.000 y 15.000 dólares. Las mujeres que congelan los óvulos antes de un tratamiento oncológico pueden obtener un reembolso parcial del costo.

Pero cada tecnología sigue teniendo su indicación específica, advirtió Rudick. Por ahora, los óvulos frescos siguen proporcionando tasas levemente más altas de embarazos y nacimientos, especialmente en las mujeres mayores.

Sin embargo, los óvulos congelados brindan más oportunidades en términos de tiempo y esquivan los cuestionamientos éticos sobre el uso de embriones. También abren la puerta a potenciales consecuencias sociales.

"Al saber que esta tecnología existe, ¿cada vez más mujeres retrasarán la maternidad? No lo sé", dijo Rudick. "Será interesante verlo", concluyó.

FUENTE: Fertility and Sterility, online 18 de junio del 2010.