Archivo de Público
Jueves, 1 de Julio de 2010

El embajador de EEUU se estrena en la fiesta nacional con Moratinos y Aguirre

EFE ·01/07/2010 - 02:45h

EFE - El embajador de EEUU en España, Alan D. Solomont (c), acompañado de su esposa Susan, y el ex ministro de Economía Pedro Solbes a su llegada a la recepción que Solomont ha ofrecido en Madrid con motivo del día de la independencia de EEUU.

El embajador de Estados Unidos en España, Alan Solomont, se ha estrenado hoy en la celebración de la fiesta nacional del 4 de julio en Madrid en una fiesta a la que han acudido el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

El acto de conmemoración de la independencia de EEUU ha contado también con la asistencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón; del presidente del Senado, Javier Rojo, y del director del CNI, Félix Sanz Roldán, además de otras autoridades y representantes de distintos ámbitos.

Es la primera ocasión en la que Solomont preside la fiesta nacional en la Embajada de EEUU en Madrid después de que se incorporarse al cargo el pasado mes de enero.

Ha aprovechado el acto para pronunciar en público sus primeras palabras en castellano, idioma que está aprendiendo, con las que ha dado la bienvenida a los alrededor de 1.500 invitados en nombre del presidente estadounidense, Barack Obama.

Flanqueado por su esposa, Susan, y sus dos hijas, Solomont ha agradecido la "hospitalidad" con que se le ha recibido en todas las ciudades españolas que ha visitado desde su llegada.

Ya en inglés, ha centrado su discurso en reivindicar los principios de libertad y democracia que ha defendido su país desde que logró su independencia hace 234 años y en reafirmar la buena amistad con España.

Solomont, de 60 años, es un empresario que ha desarrollado su carrera profesional en el terreno de la salud y de los servicios a la tercera edad y ha sido uno de los principales recaudadores del Partido Demócrata en los últimos años.

El embajador también se ha felicitado por el triunfo de la selección española ante Portugal en los octavos de final del Mundial de fútbol de Sudáfrica.

Antes del discurso, se han presentado las banderas de Estados Unidos y España y se ha interpretado el himno estadounidense.

Como es tradición en la fiesta del 4 de julio, los invitados han disfrutado de comida típica americana y de la actuación de una banda de música.