Martes, 15 de Junio de 2010

Asocian fármacos con cataratas, pero conductas pueden demorarla

Reuters ·15/06/2010 - 20:13h

Por Rachael Myers Lowe

La mala noticia es que algunos fármacos muy utilizados que aumentan la sensibilidad a la luz elevarían levemente el riesgo de desarrollar cierto tipo de cataratas, según un nuevo estudio.

Pero la buena noticia es que comer saludablemente, con muchas frutas y verduras, retrasaría la aparición de ese trastorno ocular, de acuerdo a una segunda investigación.

Las cataratas, que reducen la transparencia del cristalino, son la principal causa de pérdida visual. Más de la mitad de los mayores de 75 años en Estados Unidos tienen cataratas o fueron operados por el trastorno.

Los primeros síntomas pueden ser dificultad para ver de noche, seguida de un aumento de la visión borrosa.

El equipo de la doctora Barbara Klein ya había demostrado que ciertos remedios que aumentan la sensibilidad a la luz solar provocarían cataratas en los hombres.

Para comprobar esa hipótesis, la especialista de la Escuela de Medicina de la University of Wisconsin y su equipo analizaron las historias clínicas de 2.119 personas durante 15 años.

Los pacientes que tomaban fármacos como el analgésico naproxeno, el antidiabético gliburida, el antibiótico ciprofloxacina, el antidepresivo amitriptilina y el antihipertensivo hidroclorotiazida, tenían un 26 por ciento de posibilidad de desarrollar cataratas corticales.

En cambio, este porcentaje correspondió al 22 por ciento de los que no usaban esos fármacos, reportó el equipo en la edición que se publicará en agosto de Archives of Ophthalmology. No hubo relación entre esos medicamentos y otros tipos de cataratas.

Aun así, Klein fue cautelosa. "No hay que asustar a los pacientes", dijo a Reuters Health. Aún se necesitan estudios más meticulosos para conocer cuáles son las dosis farmacológicas y el tiempo de exposición solar óptimos antes de sacar conclusiones definitivas, aseguró.

En el segundo estudio, el equipo de Julie Mares, de la University of Wisconsin, en Madison, indagó si una alimentación saludable puede prevenir la aparición de cataratas.

"Hasta ahora, no se descubrió nada que pueda evitar las cataratas; son una consecuencia natural del envejecimiento", dijo a Reuters Health.

Retrasar su aparición en una población cada vez más envejecida reduciría la carga sobre el sistema de salud, escribió el equipo de Mares en Archives of Ophthalmology, tras identificar que una alimentación saludable puede retrasar las cataratas por lo menos 2 años y medio.

Mientras que el principal factor de riesgo de las cataratas es envejecer, fumar es el hábito modificable más común observado en los estudios poblacionales. La exposición al sol y la mala alimentación también están asociadas con un aumento del riesgo.

El equipo analizó datos de 1.808 mujeres de entre 50 y 79 años que habían respondido cuestionarios sobre la dieta, el uso de suplementos, el tabaquismo, el ejercicio y otras conductas. También fueron sometidos a exámenes de vista.

Las cataratas fueron un trastorno común en el grupo, y más aún a medida que envejecían. El 41 por ciento (736) de las mujeres tenían signos de cataratas suficientemente graves como para necesitar o haber tenido cirugía por lo menos en un ojo.

Tras considerar la edad, el tabaquismo y otros factores, el equipo observó que las participantes que comían la mayor cantidad de frutas y verduras y la menor cantidad de grasas, tenían un 37 por ciento menos riesgo de desarrollar cataratas que aquellas mujeres con dietas no tan saludables.

"Y si tomamos dos mujeres de la misma edad, aquella con la dieta menos saludable sería 1,5 veces más propensa a tener cataratas a cualquier edad", dijo Mares.

El estudio no prueba una relación directa causa-efecto, "pero son tantas las flechas que apuntan en esa dirección que, a veces, no necesitamos ensayos clínicos para sugerir que pequeños cambios en los hábitos cotidianos tendrían gran impacto en nuestra salud a futuro", agregó la autora.

A pesar de las limitaciones del otro estudio sobre los fármacos y la exposición solar, Klein dijo que los resultados que confirman que la alimentación podría prevenir las cataratas son "alentadores". "Todo lo que se pueda hacer para retrasar el uso de un bisturí en los ojos es positivo", afirmó la autora.

FUENTE: Archives of Ophthalmology, junio y agosto del 2010.