Viernes, 11 de Junio de 2010

Asocian malformaciones congénitas graves con uso antiepiléptico

Reuters ·11/06/2010 - 18:28h

Por Frederik Joelving

La seguridad de un fármaco para tratar las convulsionas volvió a quedar en medio del debate cuando científicos le atribuyeron una lista de malformaciones congénitas graves.

Estudios previos habían demostrado que el uso de Depakote (valproato) en el embarazo reduce el coeficiente intelectual (CI) del bebé y causa deformaciones en uno de cada 10 casos.

Una de esas malformaciones es la espina bífida, en la que la columna del feto no se cierra adecuadamente. Pero antes se desconocía si el fármaco causaba otras malformaciones.

En New England Journal of Medicine, un equipo de investigadores europeos publicó un aumento del riesgo de seis malformaciones congénitas distintas en los bebés de mujeres que habían tomado Depakote durante el primer trimestre del embarazo.

La posibilidad de desarrollar espina bífida, por ejemplo, era 12 veces más alta en esos bebés que en los hijos de las mujeres que no habían tomado el antiepiléptico.

También se registraron hasta siete veces más casos de anormalidad craneana, paladar hendido, orificios en las paredes cardíacas, crecimiento de dedos extras en los pies o las manos, extremidades más cortas y problemas urinarios.

Y cinco de esos defectos fueron específicos de Depakote al compararlo con otros fármacos.

Aun así, la frecuencia real de las malformaciones fue relativamente baja, por debajo del 1 por ciento. La tasa de malformaciones congénitas en la población general es del 2 por ciento.

"Diría que el valproato no es una buena primera elección para las embarazadas con epilepsia", dijo Kimford J. Meador, de la Emory University, en Atlanta, que no participó en el estudio.

Desde el verano pasado, las guías estadounidenses desaconsejan usar Depakote en el embarazo, pero Meador confirmó que aún se sigue usando mucho en el país.

"Si un fármaco no funciona en una paciente, se puede usar otro", dijo Meador. Pero reparar las malformaciones es más complejo que eso.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos aprobó Depakote para el tratamiento de enfermedades psiquiátricas, como el trastorno bipolar.

Meador dijo que las mujeres que toman el fármaco deberían pensar en cambiar el medicamento antes de intentar quedar embarazadas. "Cuando se den cuenta de que están esperando un bebé, quizá sea muy tarde", concluyó.

FUENTE: NEJM/New England Journal of Medicine, 9 de junio del 2010.