Viernes, 11 de Junio de 2010

Fármacos gratuitos refuerzan efectividad de tratamiento clamidia

Reuters ·11/06/2010 - 18:18h

Por Genevra Pittman

Unos vales de medicamentos gratuitos podrían ayudar a que las parejas sexuales de los pacientes en tratamiento contra la clamidia también reciban la terapia.

Es importante tratar a las parejas porque las personas que realizaron un tratamiento contra la enfermedad pueden volver a contraerla de una pareja infectada. La mejor opción sigue siendo consultar al médico.

Pero los autores de un nuevo estudio aseguraron que la entrega de vales es una opción para las personas que no van a un hospital y nunca se tratan para recibir los medicamentos que necesitan sin receta.

"Las parejas pueden no sentir que tienen una ITS (infección de transmisión sexual)", dijo la doctora Sharon Cameron, autora principal del estudio y ginecóloga del Centro Dean Terrace, en Edimburgo, Escocia.

O quizás "les da vergüenza ir al médico", por lo cual este sistema "es otra opción para recibir tratamiento, agregó.

La clamidia es una de las ITS más comunes. En Estados Unidos, la sufre el 1 por ciento de la población por año. El grupo más vulnerable es el de los jóvenes entre 15 y 24 años.

En el estudio, los médicos entregaron 600 vales a personas con clamidia, principalmente mujeres.

Con ellos, las parejas sexuales de los pacientes pudieron conseguir dosis gratuitas de antibióticos para tratar las ITS que, de otro modo, costarían 20 dólares sin cobertura médica. Si querían, las parejas podían ir a una clínica a hacerse un test y recibir el tratamiento.

El 40 por ciento de los vales se utilizaron en farmacias, la mayoría a los pocos días. El 4 por ciento de las parejas optó por recibir tratamiento en alguna de las clínicas controladas por los autores.

El sistema de vales es una forma de llevar rápidamente los medicamentos a las personas infectadas. Algunos estados en Estados Unidos permiten a los hospitales dar antibióticos adicionales para las parejas de los pacientes, pero la práctica no está autorizada en el Reino Unido.

Algunos argumentan que la entrega de medicamentos sin receta podría aumentar la resistencia a esos fármacos. Cuantos más antibióticos se usan, especialmente por poco tiempo y en la dosis equivocadas, más riesgo existe de que la infección se torne resistente.

Y esas infecciones son más peligrosas y muy costosas de tratar.

Pero Peter Carr, gerente de la Sección de ITS y VIH del Departamento de Salud de Minnesota, restó importancia al efecto en la resistencia.

Este nunca fue un problema para tratar la clamidia, como sí lo fue para la gonorrea y "el efecto en el uso general del antibiótico sería reducido", dijo a Reuters Health.

También hay cuestiones éticas en torno a la entrega de medicamentos sin que un médico indique los efectos adversos posibles u otras opciones.

Un informe de la Asociación Médica Estadounidense (AMA) sobre la entrega ética de medicamentos para las parejas sexuales de los pacientes señaló que la técnica podría utilizarse como refuerzo cuando los médicos saben que las parejas no irán al médico.

"Hay desventajas éticas en lo que hacemos", dijo el doctor Mark Levine, ex presidente del Consejo de Etica y Asuntos Legales de AMA, que no participó en el estudio.

"Es una forma de acercar el tratamiento a más personas de las que lo podrían obtener usando (...) la relación tradicional médico-paciente, que demanda la consulta médica", aseguró.

FUENTE: BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology, online 25 de mayo del 2010.