Viernes, 11 de Junio de 2010

Fármaco para gota se muestra promisorio en enfermedad riñón

Reuters ·11/06/2010 - 12:59h

Por Kate Kelland

Un fármaco comúnmente usado para tratar la gota podría ayudar a controlar la enfermedad crónica del riñón y reducir el riesgo de sufrir problemas cardíacos, dijeron científicos españoles.

Investigadores de Madrid estudiaron a poco más de 100 pacientes y hallaron que el tratamiento con allopurinol, un genérico que se usa desde hace 40 años para tratar la gota, redujo la inflamación en los riñones, demoró el progreso de la enfermedad y bajó el riesgo de problemas cardíacos e internación.

El estudio es el segundo esta semana en encontrar un posible nuevo uso para allopurinol. Otro publicado el martes descubrió que podría ser una opción más económica que los medicamentos más modernos para el corazón de la suiza Roche y la francesa Servier para los pacientes con dolor de pecho crónico.

El principal uso de Allopurinol es en el tratamiento del exceso de ácido úrico en sangre, una condición conocida como hiperuricemia que puede provocar gota y, en casos extremos, falla del riñón.

Tener altos niveles de ácido úrico también puede incrementar el riesgo de desarrollar hipertensión y enfermedad cardíaca.

Los pacientes con enfermedad crónica del riñón (CKD por su sigla en inglés), que a menudo mueren de enfermedad cardíaca, suelen experimentar hiperuricemia, pero este fue el primer estudio que evaluó si el allopurinal era efectivo para ellos.

Alrededor de 26 millones de estadounidenses tienen CKD y la Asociación de Observatorios de Salud Pública del Reino Unido estima que el 8,8 por ciento de la población británica también la padece.

Hasta el momento no existe un tratamiento específico, pero los pacientes muchas veces toman medicamentos para controlar los factores que podrían estar causando la enfermedad, como hipertensión o diabetes.

Marian Goicoechea y un equipo de científicos del Hospital General Universitario Gregorio Marañon, en Madrid, condujeron un ensayo con 113 pacientes con enfermedad crónica del riñón que recibieron allopurinol o siguieron usando sus medicamentos normales.

Los investigadores analizaron el progreso de la enfermedad y los problemas cardiovasculares, como los ataques cardíacos y las hospitalizaciones, en un período de más de dos años.

En los pacientes tratados con allopurinol, hallaron que la función renal mejoraba y los niveles de ácido úrico y proteína reactiva C -una señal de inflamación- caían significativamente.

El tratamiento con el fármaco también redujo el riesgo de sufrir problemas cardíacos en un 71 por ciento, en comparación con el consumo de los medicamentos regulares. Además, bajó la probabilidad de internación en un 62 por ciento.

Los resultados fueron publicados en el Clinical Journal of the American Society of Nephrology (CJASN).