Jueves, 10 de Junio de 2010

La adicción al juego de azar estaría en los genes: estudio

Reuters ·10/06/2010 - 21:18h

Por Rachael Myers Lowe

Un estudio sobre gemelos en Australia reveló que la adicción a las apuestas podría ser hereditaria.

"Estudios previos realizados en hombres habían demostrado que la adicción al juego de azar corre en las familias", dijo la coautora Wendy Slutske, de la University of Missouri. "El nuevo estudio extiende esos resultados a las mujeres", agregó.

La ciencia había identificado el papel de los genes en distintas adicciones, escribieron los autores en Archives of General Psychiatry.

Al estudiar gemelos idénticos, que tienen los mismos genes, y fraternos, que comparten algunos genes, el equipo de Slutske, del Instituto de Investigación Médica Queensland, en Brisbane, diferenció los efectos de los factores genéticos y ambientales en la adicción.

El equipo interrogó a más de 2.700 mujeres y 2.000 hombres del Registro de Gemelos de Australia y a sus amigos sobre sus conductas adictivas.

Casi todos los participantes jugaban, pero los hombres eran dos veces más propensos a ser adictos que las mujeres. Treinta y cuatro mujeres (1 por ciento) reunían cinco o más criterios clínicos de adicción al juego, a diferencia de 70 hombres (3 por ciento).

Esas diferencias podrían explicarse a través de las influencias sociales y ambientales, dado que, como lo indican los autores, la adicción al juego es cinco veces más común en Australia que en Estados Unidos.

El equipo de Slutske halló que "si un gemelo tiene un problema con el juego, el otro es más propenso a desarrollar la adicción si es gemelo idéntico que si es fraterno", dijo. Eso sugirió que los genes compartidos tienen un rol.

Los autores concluyen que, en línea con décadas de investigación genética, "los factores ambientales compartidos no explican" las diferencias en las conductas adictivas.

Eso no quiere decir que el ambiente no influya. En los hijos de los adictos al juego ocurriría "una tormenta perfecta" de la adicción. Los hijos "crecerían expuestos a un modelo de problema con el juego y heredarían esa susceptibilidad a desarrollarlo", explicaron.

Aunque el estudio sugiere que los genes tendrían un papel en la adicción al juego, no existiría un "gen del juego", dijo Slutske a Reuters Health.

"Como el alcoholismo, la adicción a los juegos de azar es un trastorno complejo", agregó. "La respuesta estaría en un conjunto de genes, quizás 10 o 100, no lo sabemos, pero cada gen aumentaría el riesgo de desarrollar ese problema", concluyó.

FUENTE: Archives of General Psychiatry, June 2010.