Miércoles, 9 de Junio de 2010

Asocian partos levemente prematuros con autismo y dislexia

Reuters ·09/06/2010 - 14:23h

Por Kate Kelland

Los bebés nacidos apenas una o dos semanas antes de la gestación completa de 40 semanas son más propensos a desarrollar dificultades en el aprendizaje, como autismo o dislexia, de acuerdo a un estudio británico.

Los resultados muestran que hasta los bebés que nacen a las 39 semanas -un momento en el que muchas mujeres eligen tener un parto por cesárea- tienen un mayor riesgo de sufrir un problema del desarrollo, en comparación con los niños que nacen una semana después.

Científicos en Escocia que analizaron los partos de más de 400.000 niños en edad escolar, hallaron que el riesgo de dificultades en el aprendizaje era del 4 por ciento para los bebés nacidos a las 40 semanas y del 5,1 por ciento para aquellos nacidos entre las semanas 37 y 39.

"Hubo un mayor riesgo de necesidades educativas especiales a medida que caía la fecha de gestación, por eso, mientras los partos se adelantaban, el peligro subía", explicó Jill Pell, experta en salud pública y políticas de salud de la Glasgow University, que lideró el estudio.

"Nacer apenas una semana antes eleva el riesgo", agregó.

Los expertos ya saben que un bebé nacido prematuramente, por ejemplo a las 24 semanas de gestación, es más propenso a tener dificultades en el aprendizaje. Pero los riesgos para los bebés nacidos entre las semanas 24 y 40 no habían sido estudiados.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), más y más mujeres en todo el mundo están teniendo partos por cesárea y una "proporción significativa" de estos procedimientos quirúrgicos son realizados sin una clara necesidad médica.

Alrededor de un tercio de los bebés nacen entre las semanas 37 y 39 de gestación, ya sea mediante una cesárea o un parto vaginal.

Las tasas de autismo también están en aumento, con una prevalencia mundial estimada de entre el 1 y el 2 por ciento cada 1.000 niños, aunque los expertos dicen que esto se debe en parte a las mejores técnicas de diagnóstico.

Pell admitió este incremento, pero dijo que sería "un salto demasiado grande" asociar sus resultados directamente con los niveles de autismo, porque la enfermedad es sólo una dentro del rango de dificultades del aprendizaje consideradas.

Pell, cuyo estudio fue publicado en la revista de la Public Library of Science Medicine, enfatizó que las cesáreas no eran el único factor detrás de los partos prematuros, ya que muchas mujeres inician el trabajo de parto naturalmente antes de las 40 semanas de gestación.

Pero dijo que los médicos y las mujeres deben considerar el riesgo de los problemas de aprendizaje cuando piensan en practicar una cesárea.

"Si se toma la decisión (...) de programar un parto antes de tiempo, tiene que haber un equilibrio entre los riesgos y potenciales beneficios", señaló en una entrevista telefónica.

Los niños con necesidades educativas especiales pueden tener una dificultad del aprendizaje como dislexia o autismo o un problema físico como sordera o mala visión.