Archivo de Público
Martes, 8 de Junio de 2010

TEPT aumenta riesgo de desarrollar demencia en veteranos mayores

Reuters ·08/06/2010 - 18:58h

Por Anne Harding

Los veteranos mayores con trastorno de estrés postraumático (TEPT) son dos veces más propensos a desarrollar demencia que aquellos sin la enfermedad.

El equipo de la doctora Kristine Yaffe, de la University of California, en San Francisco, y del Centro Médico de Asuntos Veteranos de esa ciudad, siguió a más de 180.000 veteranos mayores de 55 años durante siete años. Ninguno tenía demencia al inicio del estudio y el 30 por ciento tenía TEPT.

Casi el 11 por ciento de los veteranos con el trastorno desarrolló demencia durante el seguimiento, a diferencia del 7 por ciento de los veteranos sin TEPT.

Tras considerar factores como otras enfermedades físicas o mentales, los veteranos con TEPT seguían siendo dos veces más propensos a desarrollar demencia.

"El TEPT es un diagnóstico bastante frecuente, lamentablemente, que afecta al 10 por ciento de los veteranos de guerra", dijo Yaffe a Reuters Health. "No necesariamente tiene que acortar la vida (...) quizás en un tercio o más (de los pacientes) sea un trastorno crónico", agregó.

Si bien se desconoce cómo el desorden eleva el riesgo de desarrollar demencia, es posible que los años de estrés provoquen modificaciones duraderas en el cerebro.

"Las consecuencias en la atención de los pacientes con TEPT, sobre todo cuando envejecen, son grandes. Es un área que necesitaremos comprender mejor", dijo la autora.

Los resultados del estudio aparecieron en Archives of General Psychiatry.

Otro estudio similar en la misma revista sugirió que los soldados de la Guardia Nacional del Ejército que regresan del combate en Irak sufren más TEPT y depresión que el resto de sus pares.

A los 12 meses del regreso, el equipo del doctor Jeffrey L. Thomas, del Walter Reed Army Institute of Research, en Silver Spring, Maryland, halló que los síntomas de los soldados de la Guardia Nacional habían empeorado, mientras que se mantenían estables en los soldados en actividad.

En el estudio, los niveles de exposición al combate fueron los mismos para las tropas de la Guardia Nacional y las del Ejército regular, a pesar de la falsa idea de que los primeros no pasan mucho tiempo en combate, apuntó Thomas.

"Esos soldados dispararon armas, patearon puertas e hicieron las mismas actividades" que las tropas en actividad, dijo.

Mientras que el TEPT y la depresión afectan a los veteranos de Irak y Afganistán, el equipo señaló que los estudios sobre la frecuencia de esos trastornos usaron distintos criterios para evaluar los problemas mentales.

No se ocuparon de la magnitud de los síntomas en la vida de los veteranos y tampoco evaluaron si tienden a abusar del alcohol o a tener conductas agresivas.

El equipo de Thomas encuestó a 18.305 soldados del Ejército tres y 12 meses después del envío a Irak o Afganistán. Pero se concentró en 13.226 hombres y mujeres que habían prestado servicio en Irak, incluidos cuatro brigadas de Infantería y tres brigadas de combate de la Guardia Nacional.

Los autores usaron siete definiciones distintas de casos de TEPT y tres de depresión. Los participantes informaron si se habían enojado con alguien, si habían dado algún portazo o puñetazo contra una pared, si habían amenazado a alguien con violencia, o si habían participado en alguna pelea.

A aquellos que habían tenido alguna de esas conductas por lo menos una vez, se los consideró con comportamiento agresivo.

Según la definición utilizada, entre el 21 y el 31 por ciento de los veteranos tenía TEPT, y entre el 12 y el 16 por ciento tenía depresión.

De acuerdo a Thomas, muchos factores influyen en el peor desempeño de los miembros de la Guardia. Por ejemplo, los veteranos del Ejército regular tienen una cobertura de salud de por vida, mientras que los soldados de la Guardia sólo la conservan hasta seis meses después de finalizado el servicio.

FUENTE: Archives of General Psychiatry, junio del 2010.