Archivo de Público
Martes, 8 de Junio de 2010

Los hijos de parejas lesbianas tienen un buen desempeño general

Reuters ·08/06/2010 - 17:47h

Por Frederik Joelving

Crecer en un hogar de una pareja del mismo sexo no afecta el desarrollo psicológico, afirmaron investigadores que estudiaron a la primera generación de niños concebidos por inseminación artificial, que se están acercando a la madurez.

De hecho, las madres lesbianas calificaron mejor a sus hijos de 17 años en relación a sus habilidades sociales y académicas, apego a las normas y nivel de agresividad que las madres de adolescentes de parejas heterosexuales.

El estudio, publicado en Pediatrics, es el primer seguimiento de hijos de parejas de lesbianas desde la concepción hasta la adolescencia.

"Hay muchos sitios en Estados Unidos donde las parejas homosexuales no pueden adoptar o criar niños necesitados", dijo la doctora Nanette Gartrell, de la University of California, en San Francisco, que inició en 1986 el llamado US National Longitudinal Lesbian Family Study.

Mientras que los detractores de la crianza a cargo de padres del mismo sexo esgrimen valores culturales o religiosos, algunos sostienen que crecer con dos madres o padres no es saludable para los hijos.

Pero no existen evidencias sólidas de que la crianza homosexual sea peor o mejor que la crianza heterosexual, según Gartrell, que tiene una pareja del mismo sexo.

"No hay un solo estudio que muestre problemas de ajuste psicológico" de los niños, dijo. "Una buena crianza se caracteriza por el amor, los recursos y la participación en la vida de los hijos", explicó.

El estudio incluyó a 77 familias de niños y niñas. El equipo entrevistó a madres lesbianas sobre sus hijos y luego calificó a los adolescentes según la Lista de Control de Conducta Pediátrica, una escala estandarizada de evaluación.

Cada adolescente respondió un cuestionario psicológico vía Internet.

Al comparar la forma en que las madres en los hogares tradicionales habían calificado a sus hijos adolescentes, los hijos de hogares homosexuales resultaron más competentes en la escuela, tuvieron menos problemas sociales, más apego a las normas y fueron menos agresivos.

Según las respuestas de los adolescentes, a ellos les iba igualmente bien independientemente de si conocían o no la identidad del padre biológico.

De todos modos, los adolescentes que, según sus madres, padecían la homofobia y el hostigamiento de sus pares eran más ansiosos y tenían más síntomas depresivos que el resto. No se pudo descifrar si la ansiedad se debía al acoso o viceversa.

"Los resultados muestran que el problema no sería la crianza", sino la estigmatización, dijo Ian Rivers, profesor de desarrollo humano de la Brunel University, en Uxbridge, Inglaterra. Pero agregó que la homofobia está disminuyendo.

Según datos recientes, 250.000 niños estadounidenses conviven con padres del mismo sexo. Rivers, que no participó en el estudio, señaló que las preocupaciones por el bienestar de los niños no son reales.

"Esos niños no enfrentaron muchas de las cuestiones que los detractores de las familias homosexuales aseguraron que enfrentarían", dijo a Reuters Health. "Por eso este estudio es tan importante", agregó.

FUENTE: Pediatrics, 7 de junio del 2010.