Lunes, 1 de Octubre de 2007

Correa asegura que Ecuador ha ganado "la madre de todas las batallas"

Agencia EFE ·01/10/2007 - 04:41h

Agencia EFE - En una alocución en el Palacio de Carondelet, en Quito, el presidente de Ecuador, Rafael Correa (en la imagen), aseguró que en su partido aceptan "el triunfo con suma humildad y responsabilidad". EFE

Quito, 30 sep (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró hoy que sus compatriotas han ganado "la madre de todas las batallas", al conocer que un sondeo a pie de urna da la victoria a su partido, Alianza País, en las elecciones a la Asamblea Constituyente celebradas hoy.

Correa, tras asegurar que aceptan el "triunfo con suma humildad y responsabilidad", dijo ser conscientes de que no pueden fallar en el cambio que surge a partir de la Asamblea, que con toda probabilidad dominarán los diputados de Acuerdo País, la candidatura promovida por el partido del Gobierno.

Para Correa, hoy "se cristaliza un sueño de ciudadanos por un futuro mejor para la patria", y en una alocución en el Palacio de Gobierno felicitó al pueblo por la forma "pacífica" cómo se desarrolló la elección de los 130 asambleístas.

"Ésta ha sido una elección limpia, democrática, eficiente y transparente", señaló Correa.

"Las proyecciones son claras, la victoria de la ciudadanía es incuestionable", señaló y aclaró que en la Asamblea nadie busca "proyectos totalitarios" ni extranjeros o agendas ocultas.

En una rueda de prensa, Correa dijo que en la Asamblea se dialogará "con todos los grupos que sinceramente busquen sacar adelante a la patria", pero no claudicará, y anunció que, desde este lunes, habrá talleres entre sus asambleístas para iniciar el trabajo por el cambio.

Puntualizó que, "por decencia", no dialogará con los hermanos Lucio y Gilmar Gutiérrez, del Partido Sociedad Patriótica (PSP), posible segunda fuerza política en la Asamblea, ni con el millonario Alvaro Noboa, del Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN).

Correa, que cree que la ciudadanía y no Alianza País ha sido la gran triunfadora de las elecciones, ratificó que pondrá su cargo a disposición de la Asamblea y reiteró que el Parlamento debe ser disuelto, "porque ha demostrado que no está a la altura del momento histórico que está viviendo la patria".

"El Congreso tendrá que disolverse, entrar en receso, como quieran llamarlo, pero mientras funcione la Asamblea, el Congreso no funcionará. Tendrá que establecerse una comisión legislativa para que legisle y fiscalice", señaló, y agregó que algunos cargos de alto rango del Gobierno también tendrán que revisarse.

Correa consideró que el resto de poderes del Estado, en reciprocidad a la acción del Ejecutivo, también deberían poner a disposición sus cargos ante la Asamblea de plenos poderes.

Aunque aseguró que siempre fueron "optimistas" respecto al triunfo, cuyo avance se basa en una encuesta a pie de urna, presume que lograrán unos 80 escaños, lo que le significó una "inmensa sorpresa".

Anotó que su "entrañable amigo", Alberto Acosta, cabeza de la lista nacional de Acuerdo País, podría presidir la Asamblea, en la que la posible reelección presidencial inmediata es uno de los asuntos que considera menos importantes.

Tras el virtual triunfo, el jefe de Estado indicó que dialogará con los representantes de la banca, para bajar las tasas de interés, una lucha que perdió recientemente en el Parlamento.

El jefe de Estado dijo que entre los temas prioritarios de la Asamblea figura, entre otros, la reforma política y una nueva modalidad de representación y la regulación de la banca.

Aseguró que también se estudiarán asuntos relacionados con la integración y la importancia de entidades como el Banco del Sur, para evitar dependencia de los tradicionales organismos internacionales de crédito.

El jefe de Estado apunto que la ciudadanía "derrotó a los mismos de siempre", en referencia a los políticos tradicionales, a los que Correa achaca los males del país y que hoy lograron un reducido apoyo en las urnas, según se avanza.

El presidente aclaró que, si el pueblo, en un referendo posterior, no aprueba la Carta Magna que redacte la futura Asamblea, continuará en vigor la actual Constitución, pues respetará la decisión de los ecuatorianos.