Lunes, 7 de Junio de 2010

Nigeria limpia pueblos "envenenados" y trata a niños

Reuters ·07/06/2010 - 15:29h

Por Sahabi Yahaya

Trabajadores de la salud crearon centros de tratamiento de emergencia en el norte de Nigeria para las decenas de niños que sufren envenenamiento de plomo, en su intento de contener una contaminación que ya causó la muerte de más de 160 personas.

Los altos niveles de plomo contaminaron el suministro de agua en al menos seis pueblos del estado de Zamfara, cerca de donde un grupo de residentes practicaba minería ilegal en busca de oro.

En los últimos meses se reportaron más de 350 casos y 111 de los muertos fueron niños, muchos de ellos menores de cinco años.

El Gobierno buscó tranquilizar a sus 140 millones de habitantes, anunciando que las autoridades estaban controlando la crisis y que no se habían reportado nuevos casos en los últimos siete días.

"Este brote está bajo control. El público general no debe entrar en pánico", dijo el ministro de Salud del estado, Suleiman Bello.

"Los casos están recibiendo tratamiento y se está remediando y descontaminando el medio ambiente en las comunidades afectadas", agregó.

Nigeria pidió asistencia de agencias humanitarias como la Organización Mundial de la Salud (OMS), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés) y la consultora Blacksmith Institute, basada en Nueva York, para contener el brote.

El brazo holandés de la agencia humanitaria Médicos Sin Fronteras, que trabaja en el norte de Nigeria, ofreció fármacos especiales para tratar a los pobladores con altos niveles de plomo en su sangre.

El doctor Nasir Sani-Gwarzo, uno de los funcionarios que está coordinando la respuesta de emergencia, dijo que las autoridades examinaron los pueblos y que los pacientes estaban siendo trasladados a centros alejados de la zona de exposición, donde se quedarán 28 días.

"Lograron caracterizar la epidemia en términos de quién está afectado, dónde están los más afectados y cuál es la fuente del problema", dijo Sani-Gwarzo a Reuters.

El funcionario agregó que las agencias humanitarias, el Gobierno local de Zamfara y el Ministerio de Salud de la Nación están involucrados en los esfuerzos por tratar a los pacientes, aislar la contaminación, limpiar los hogares y educar a la población antes de que comience la temporada de lluvias en julio, que puede agravar el envenenamiento.

SIN NUEVOS CASOS

El Gobierno local de Zamfara dijo que había destinado más de 240 millones de nairas (1,6 millones de dólares) para ayudar con la operación.

"En la última semana no ha habido nuevos casos. El desafío ahora es tratar a las personas", dijo a Reuters el doctor Henry Akpan, jefe de epidemiología del Ministerio de Salud.

Los pueblos afectados, que incluyen a Dareta y Giadanbuzu, son poco más que un conjunto de chozas de barro, y están ubicados en la región árida del Sahel, en la franja sur del desierto del Sahara, donde muchas personas trabajan como mineros artesanales y productores de subsistencia.

Muchas de las víctimas murieron luego de entrar en contacto con herramientas, la tierra o el agua contaminada con altas concentraciones del mineral.

El plomo puede dañar varios sistemas del cuerpo, incluidos el nervioso y el reproductivo, y los riñones. Es especialmente nocivo para los niños y las mujeres embarazadas.

Los pobladores inicialmente creyeron que las altas tasas de mortalidad infantil se debían a la malaria.

Sani-Gwarzo dijo que los trabajadores de la salud estaban entrenando a los pobladores locales para que ellos mismos puedan administrar la limpieza y estaban traduciendo los materiales educativos a la lengua local hausa para informarles y prevenir nuevos casos.

"Lo que me preocupa un poco es el hecho de que esto está relacionado con una conducta humana que tiene beneficios económicos. Tenemos que educar muy bien a la población para modificar su conducta", señaló.