Lunes, 1 de Octubre de 2007

Rentables grandes éxitos

Crowded House acúa en Madrid once años después de su separación

GUILLERMO RODRÍGUEZ ·01/10/2007 - 06:38h

Agencia EFE - El cantante y guitarrista del grupo Crowded House, Neil Finn, durante el concierto que el grupo australiano ha ofrecido, esta noche, en Madrid. EFE

Un muerto –el batería de la banda se suicidó a comienzos de 2005– y once años después de su separación, Crowded House  ha sido uno más de los muchos grupos (The Police, Hombres G, Take That, Héroes del Silencio, Genesis…) que se han reenganchado a la vorágine de disco-gira tras una falsa despedida.

La banda australiano-neozelandesa actuó anoche en Madrid (hoy lo hará en Barcelona) para presentar las canciones de su más reciente trabajo, Time on earth. Era la excusa, porque en realidad Crowded House sabe perfectamente que sus nuevos temas sólo sirven para engarzar su repertorio de grandes éxitos. Que son muchos y de incuestionable calidad.

A sala llena y con un sonido impecable, Neil Finn y el resto de la banda abrió fuego con dos apuestas seguras: Mean to Me y World Where You Live. A partir de ahí, la actuación sufrió un pequeño bajón derivado de la concatenación de tiempos lentos que no llegaron a convencer al público.

Duró poco. Conscientes de que supervivencia depende más del pasado que del presente, Crowded House volvió a empalmar varios de los temas que les convirtió, junto a Midnight Oil, en la banda australiana más relevante de la década de los 90.

Sonaron Weather with You, Four Seasons in One Day y la mil veces oída Don't Dream It's Over. Y como reconocimiento a la carrera en solitario del cantante Neil Finn, interpretaron She Will Have Her Way, tal vez uno de los temas más interesantes de la noche.

Concierto con altibajos sustentado en melodías que perdurarán muchos años y que confirman que, pese a formar parte de la historia de la música, aún perviven como poderoso presente.