Lunes, 1 de Octubre de 2007

Ecuador ratifica el deseo de cambio con un amplio apoyo al partido de Correa

Agencia EFE ·01/10/2007 - 05:03h

Agencia EFE - Varios ecuatorianos acuden a votar hoy en Guayaquil (Ecuador), durante las elecciones para la Asamblea Constituyente que redactará una nueva Carta Magna para el país. EFE

Susana Madera

Los ecuatorianos ratificaron hoy su deseo de cambio al ofrecer un considerable apoyo en las elecciones de la Asamblea Constituyente a los candidatos de Acuerdo País, partido que lidera el presidente Rafael Correa, según datos preliminares de un sondeo a pie de urna.

Así lo señalaron analistas políticos al conocer los primeros datos extraoficiales, según los cuales la lista promovida por Alianza País, el partido de Correa, logró alrededor del 60 por ciento de los escaños nacionales de la Asamblea, lo que equivale a entre 14 y 15 de los 24 puestos posibles.

En su campaña electoral y en el gobierno que comenzó el pasado 15 de enero, el jefe de Estado ha propugnado un "cambio profundo" en el país que, según ha dicho, comienza con la redacción de una nueva Carta Magna en la Asamblea.

Aunque la cuenta extraoficial sobre los escaños provinciales ha ido a cuentagotas, el partido oficialista también ocupa los primeros lugares en las provincias de Guayas y Pichincha, que concentran el mayor número de votantes, y en otras de las 22 regiones del país.

En Guayas, cuya capital es Guayaquil, Alianza País logró ocho de los 18 escaños posibles, mientras que en Pichincha, cuya capital es Quito, el partido oficialista consiguió 10 de los 14 escaños, según el sondeo.

De los primeros resultados extraoficiales se desprende que el partido de Correa, un economista de 44 años, es la primera fuerza política del país, seguido de lejos por el Partido Sociedad Patriótica, del ex presidente Lucio Gutiérrez.

Al ser Gutiérrez y Correa representantes de partidos políticos relativamente nuevos, los resultados de hoy significan además un castigo a los partidos tradicionales, que se han quedado relegados en la vida política del país, aunque no por ello eliminados.

"La vieja política ha sido castigada hoy", dijo el candidato para asambleísta provincial por Acuerdo País, Rolando Panchana, para quien el "pueblo votó por convicciones y no por miedos. Votó por la esperanza del cambio".

"Ha sido la derrota final de la 'partidocracia', la tarjeta roja que el pueblo les ha sacado a los partidos tradicionales", señaló.

Para Víctor Hugo Calahorrano, analista político y experto en asuntos internacionales, los resultados preliminares de hoy denotan una "derrota contundente" de los partidos tradicionales.

"Es la prueba de que el pueblo quiere un cambio y van a apoyar el cambio hasta donde llegue", aseguró en entrevista con Efe.

Aclaró que no se puede señalar que los ecuatorianos quieren el llamado socialismo del siglo XXI, que propugna Correa, que poco se ha explicado y que menos se ha entendido en el país.

"Es sólo un cambio, nadie entiende todavía el socialismo del siglo XXI, es solo un cambio social, al que no se lo puede llamar ni de izquierda ni de derecha", apuntó Calahorrano.

Para el analista, la base de esta necesidad de cambio radica en que hay "mucha pobreza y desigualdad y por ello, la gente quiere algo, un cambio".

Ximena Bohórquez, una de las candidatas con opciones de lograr un escaño en la Constituyente, indicó que los resultados extraoficiales no sorprenden y los considera un "triunfo del pueblo", a tenor del apoyo superior al 80 por ciento que los ecuatorianos dieron a la realización de la Asamblea en la consulta popular de abril pasado.

Pero aunque los partidos tradicionales aparentemente recibieron un voto de castigo, los nuevos movimientos políticos tampoco han salido bien librados al quedar relegados en el apoyo popular.

Ello se infiere porque después de Alianza País y Sociedad Patriótica, aparecen el Partido Social Cristiano, el Partido Renovador Institucional Acción Nacional (PRIAN) y otros, pero no los movimientos políticos recientemente formados.