Viernes, 4 de Junio de 2010

Esquema británico de fármacos esclerosis, un "costoso fracaso"

Reuters ·04/06/2010 - 13:22h

Por Kate Kelland

Un esquema que permite a pacientes con esclerosis múltiple obtener medicamentos financiados por el Sistema Nacional de Salud del Estado británico fue un "costoso fracaso", dijeron el viernes economistas y expertos en salud.

En una serie de comentarios publicados en The Lancet, economistas sostuvieron que el esquema había malgastado alrededor de 50 millones de libras esterlinas (74 millones de dólares) por año desde su lanzamiento en el 2002, y que debería ser abandonado.

Los fármacos incluidos en el programa fueron Avonex, de Biogen Inc; Betaseron, de Bayer; Rebif, de Merck KGaA; y Copaxone, de la israelí Teva Pharmaceuticals.

"El esquema fue un éxito para las compañías farmacéuticas, que vendieron casi al 100 por ciento del precio al Sistema Nacional de Salud británico (NHS por su sigla en inglés)", dijo James Raftery, profesor de evaluación de tecnología de salud de la Southampton University.

"Para el NHS, sin embargo, sólo puede ser juzgado como un costoso fracaso", agregó.

Raftery dijo que una evaluación realizada por un grupo de asesores científicos en el 2009, que incluyó a las firmas farmacéuticas, halló que los pacientes tuvieron peores resultados que lo esperado, lo que sugirió que los fármacos no eran rentables.

Sin embargo, el panel decidió mantener el proyecto.

El esquema fue creado por el Gobierno en el 2002 para habilitar el acceso a los fármacos para la esclerosis múltiple, luego de que el organismo supervisor de costos de salud, el Instituto Nacional de Salud y Excelencia Clínica (NICE por su sigla en inglés) determinó que no eran rentables.

Bajo los términos del programa, el Gobierno acordó pagar los medicamentos mientras se realizaba una investigación para evaluar su rentabilidad a largo plazo. También se estipuló que el NHS dejaría de financiar los tratamientos si los pacientes no obtenían beneficios.

En el 2009, el primer análisis de los datos publicado en el British Medical Journal mostró que los resultados eran peores a lo esperado, pero el grupo asesor anunció que era demasiado pronto para reducir los precios sin un mayor conocimiento del tema.

Christopher McCabe, profesor de economía de la salud de la University of Leeds, dijo en un análisis separado que la decisión de postergar una revisión de precios no estaba justificada.

"Es difícil entender cómo pueden justificar una divergencia tan costosa de las reglas del esquema", escribió.

Ambos expertos, cuyos comentarios también fueron apoyados por varios colegas, cuestionaron la independencia del grupo asesor, que incluyó a pacientes, médicos y laboratorios.

McCabe agregó que si se hubiera hecho una evaluación adecuada a los dos años del lanzamiento del esquema, el NHS ya hubiera ahorrado cerca de 250 millones de libras esterlinas (369 millones de dólares).