Miércoles, 2 de Junio de 2010

Rusia estaría revirtiendo caída poblacional de últimos 20 años

Reuters ·02/06/2010 - 17:27h

Por Guy Faulconbridge

Rusia podría haber revertido una disminución poblacional que comenzó luego de la caída de la Unión Soviética, dijo el miércoles el presidente Dmitry Medvedev luego de anunciar un aumento del 1,5 por ciento en el número de nacimientos durante el primer trimestre.

La población rusa aumentó en 10.000 habitantes, a 141,9 millones en el 2009, lo que generó entusiasmo entre los funcionarios de salud, que dijeron que la caída de 6,6 millones percibida desde 1995 podría haber llegado a su fin.

"Por primera vez en las últimas décadas (...) la tasa de natalidad en nuestro país comenzó a crecer", dijo Medvedev, añadiendo que en el primer trimestre se habían reportado 428.000 nacimientos, un 1,5 por ciento más que en el mismo período del año pasado.

Las proyecciones de la población son clave para los modelos económicos que pronostican que Rusia crecerá mucho más lento en los próximos 20 años que los otros países del grupo BRIC, integrado también por Brasil, India y China.

Un profundo cambio en las tendencias demográficas podría mejorar los pronósticos de crecimiento de Rusia, aunque muchos expertos dicen que aún es demasiado prematuro para declarar el fin de los declives poblacionales que comenzaron con el caos que acompañó a la caída de la Unión Soviética en 1991.

"Espero que hayamos interrumpido esas tendencias demográficas extremadamente desfavorables que existieron en nuestro país en las últimas dos décadas", dijo Medvedev en una reunión del Kremlin para recompensar a los miembros de familias extremadamente grandes.

"Estábamos cayendo y espero que podamos revertir esta tendencia", señaló el mandatario, que antes de ser electo presidente administró una campaña del Kremlin para interrumpir el crecimiento negativo de la población.

Pero lo que no dijo es que las estadísticas oficiales muestran que la población total de hecho disminuyó en 35.000 habitantes en el primer trimestre, pese a que la caída fue menor que en el mismo período del año anterior.

Las estadísticas indican que la población rusa hubiera caído en 87.300 en los primeros tres meses del año si no hubiera sido por la inmigración, principalmente de las ex repúblicas soviéticas de Asia Central y del Cáucaso.