Lunes, 31 de Mayo de 2010

Netanyahu recorta su visita para regresar a Israel tras el ataque israelí a la flota humanitaria

EFE ·31/05/2010 - 16:29h

EFE - La declaración canadiense se produjo pocos minutos antes de que el primer ministro canadiense, Stephen Harper (en la imagen), se reuniera en Ottawa con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, quien se encuentra en el país en visita de trabajo. EFE/Archivo

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, recortó su visita de trabajo a Canadá y regresará en las próximas horas a Israel, debido al asalto a una flotilla humanitaria que se dirigía a Gaza por parte de tropas israelíes.

Netanyahu, que está reunido en estos momentos en Ottawa con el primer ministro canadiense, Stephen Harper, tenía previsto ofrecer una rueda de prensa tras el encuentro, pero las autoridades canadienses señalaron que el líder israelí ha cancelado su comparecencia para volver a Israel.

Eso significa que tampoco estará mañana en Washington, como tenía previsto.

Poco antes del inicio del encuentro entre los dos dirigentes, la Oficina del Primer Ministro canadiense emitió un escueto comunicado de dos frases en el que decía que Canadá "lamenta profundamente la pérdida de vidas".

El comunicado añadió que la oficina está recabando "información que ofrezca más detalles sobre lo que pasó exactamente".

Al menos 14 personas de las más de 750 que viajaban en la "Flotilla de la Libertad" con ayuda humanitaria para Gaza murieron a causa del ataque, que se produjo aparentemente en aguas internacionales y ha causado conmoción e indignación en el mundo.

El Gobierno israelí, por boca del número dos del Ministerio israelí de Exteriores, Daniel Ayalón, responsabilizó hoy de lo sucedido a los miembros de la expedición humanitaria, tras señalar que dos activistas violentos "quitaron las pistolas" a sus tropas "y aparentemente abrieron fuego contra los soldados" cuando fueron abordados.

Desde la llegada al poder en el 2006 del Partido Conservador de Stephen Harper, Canadá se ha convertido en uno de los más férreos defensores del Estado israelí rompiendo la tradicional política de neutralidad mantenida por anteriores gobiernos canadienses.